Archivos para el mes de: mayo, 2012

Un año ya que me estrené con internet…Y la verdad, me ha cundido a todos los niveles: personal, cultural, intelectual y también sentimental. Me ha ayudado a recuperar mi equilibrio (aún no del todo) y a crecer como persona (también me queda trayecto).

El primer blog que descubrí es “una de gatos” que visito cada día, es una delicia, comulgan con mi amor hacia estos adorables felinos. 

Es verdad que tuve mucha suerte, Lola me introdujo en el blog Sombrasbaul y descubrí un mundo imposible de describir, se me abrió una ventana para mirar maravillas y una puerta mágica que me permitió salir del marasmo que me había invadido sin darme cuenta siquiera… Los días pasaban sin más, sin esperar nada de particular y con el cerebro encogiendo, ahora conectar el ordenador es abrir una caja de bombones, no sé qué sorpresa nueva me espera. Anda, como Forrest Gump…

“Conocí” personas sin rostro con las cuales compartir opiniones sin miedo a meter la pata y recibir juicios, personas llenas de ímpetu para edificar un mundo mejor, personas que se pueden llamar AMOR, TOLERANCIA, RESPETO, SABIDURÍA Y BONDAD, guías, gurus de andar por casa, sencillos maestros dispuestos a regalar conocimientos, personas incapaces de dañar o menospreciar a seres como yo que no poseen sus vastos conocimientos. Me acogieron con los brazos abiertos y me ayudaron a volver a ser yo.

Me queda mucho camino para ponerme a su altura pero no desisto de conseguirlo.

Me costó atreverme a comentar en sus blogs, hasta que me decidí cuando ví una invitación:”no te cortes”, timidamente escribí y empezó la máquina a ponerse en marcha; tal como digo siempre me encanta escribir, para mí o para los demás, el hecho de plasmar “mis interiores” en forma de palabras es una excelente terapia y decidí abrir mi propio blog sin ánimo de éxito pero recibí tantísimo ánimo y los comentarios que son regalos casi diarios que aquí estoy, internáuta y bloguera, si me lo dicen hace un año y pico no me lo creo…

Tengo que decir que no entiendo demasiado del manejo de un ordenador, escribo, borro, vuelvo a escribir etc…Me gustaría añadir cosas, nombres, fiorituras y no sé pero bueno me conformo y voy haciendo un papel que creo se merece un aprobado justito pero un aprobado…

Confieso haber sido muy reacia a internet, pensaba que no lo entendería nunca y que sólo servía para chatear, buscar amigos o lo que se tercie, ¡bendita ignorancia!, hice caso a un buen amigo que me introdujo dentro de este mundillo y estoy encantada de haber dado el paso. Incluso he ido refrescando mi estilo, mi vocabulario y mi ortografía bastante dejados de lado; tampoco pretendo ser una versión femenina de Cervantes ni desvelar el secreto de la Coca Cola, buenamente escribo, desde mis “adentros” esperando ser un poquito útil, siempre se puede enseñar algo aunque sean nimiedades. He procurado ayudar, animar y dar lo poco que sé desde el corarón.

Leo a personas que me dejan alucinada por su profundidad y su sabiduría, ellas me aportan lo que no hubiera sospechado nunca, escritos llenos de preciocidades, opiniones apabullantes, gané el título de la cuarta mosquetera, he volado alto en compañía de seres entrañables, he ido en busca de los Beelepoc, he reído, me he enfadado e incluso dolido, pero todo, absolutamente ha valido el paso al principio tímido y luego más o menos a la altura de los demás. Claro que aún hay algún post que se me hace cuesta arriba pero no desespero, todo se andará. Seguro que tengo juicios erroneos, faltas de entendimiento pero siempre mi príoridad ha sido no herir a nadie, ni faltar al respeto, ni pecar de orgullo, escribo siempre con mucho cuidado en este aspecto.

Así que yo misma me felicito y congratulo de haber llegado hasta aquí, un año de internet (que de vez en cuando es gratificante reconocerse un acierto) y quiero dar las gracias a todos los que lo han compartido conmigo.

Anuncios

“Tres eran tres las hijas de Elena…” luego recita el poeta “y ninguna era buena” .

Yo conozco tres hijas de ignoro el nombre de quien, pero no importa, son mis amigas-ángeles

Estas de las cuales hablo son buenas, que digo, buenísimas, tanto que no les cabe el corazón en el pecho, tienen la cabeza muy bien amueblada, con este amor inteligente que siempre sabe comunicar con palabras acertadas un consuelo, una ternura de recién nacido que te gana con su inocencia pura donde la maldad no tiene cabida…

Las tres son tan diferentes que aunque no firmen adivinas sin problemas quién es quién:

La peleona escondiendo su verdadero yo detrás de un escudo de bromas un poco ácidas, es el guerrero bueno de estas películas de acción con un cierto trasfondo de ternura.

La dulce escapando de su timidez es como un campo de trigo antes de la cosecha, este trigo rubio ondulando al viento esperando dar lo mejor de su fruto, el pan de cada día regalado con mimo y buenhacer.

La sabia, que nos deja siempre boquiabierta con sus palabras amenudo sorprendentes, su verborrea fácil cubriendo infatigable la superficie blanca de una pantalla fría de ordenador  pero guardando siempre su rincón secreto.

“Tres eran tres…”

Tres luchadoras, mujeres admirables, cada una capeando el temporal sin perder de vista el puerto acogedor, doblándose cuales juncos bajo el vendaval, inclinándose hasta tocar el suelo con la frente y recuperando esta compostura de hermoso orgullo cuando llega la calma, más crecidas y fuertes. Tres preciosas aves Fenix renaciendo de sus cenizas, vestidas de plumaje rojo, anaranjado y amarillo incandescente, de fuerte pico y garras incápaces de herir sino destinados a agarrar bien fuerte al necesitado de consuelo.

“Tres eran tres…”

Las tres hijas que describo no han tenido ni tienen una vida fácil pero han aprendido tantísimo, aman con tanta fuerza que transmiten unas energías benefactoras que pueden llegar al infinito, espirales magnéticas que te envuelven aunque intentes poner resistencia. Son el vortex multicolor y potente del universo, caen pero reemprenden sin tardanza su vuelo hacia el cielo formando hermosos torbellinos alumbrando la obscuridad de las almas perdidas con fulgores de fuego multicolor.

“Tres eran tres…”

Y confieso orgullosa que me quieren, me aceptan tal como soy, son mi médico, mi bálsamo, curan las heridas de mi alma con suaves palabras llenas de dulce cordura, escritas u oídas son caricias tiernas que masajean mi corazón exhausto, son canciones susurradas que calman mi dolor, son empujones suaves que me animan a seguir adelante. ¿Porqué? Aún no lo sé muy bien, yo que soy un simple gorrión de colores apagados. No juzgan ni intentan cambiarme, sus consejos velados me guían, sus escritos me reconfortan, no imponen sugieren, invitan…

“Tres eran tres las hijas de Elena y ninguna era buena”, las mías son, no eran, no importa sus nombres, los verdaderos son Amor, Perdón y Respeto y ellas se reconocerán.

Ayer nada más volver de casa de Marisa, recibo un mail suyo: anunciofotoperro

(Pinchar para ampliación)

Kafka-Lyna está apoyada en una de sus hermanas, es la más pequeña de la camada pero la más lista, cumple un mes el día 3 y en cuanto coma me la llevo conmigo.Ah, me olvidaba comentaros que ya gruñe!!! No sé si podrá amansar a semejante fiera y si tendré que pagar un seguro de perro peligroso…

La vida no es fácil, y reirse de vez en cuando es bueno para el cuerpo, el espíritu y las arrugas…

Por eso he querido compartir con vosotros un poco de alegría. No hace falta decir que enseguida llamé a mi amiga y soltamos una buena sarta de tonterías que nos hicieron pasar un buen momento, tampoco hay que recitar la constitución española a todas horas ¿verdad?

Os quiero.

No sé si a vosotros os pasa pero el día a día es complicado para mí, como para ir metiéndome en casas ajenas; sabéis que vivo sola con mis tres gatos (la vieja loca de los gatos= yo en el pueblo, mote que no me disgusta) y muchas veces no me aclaro ni conmigo misma…Hace tiempo ya que intento ser la primera en las príoridades diarias, no por egoísmo sólo por cargarme de energías positivas  y rendir según las circunstancias; tengo una buena amiga que oye misa cada día, allí encuentra esta energía y me parece genial, ella y yo nos respetamos las ideas evitando comentarlas y nos llevamos de fábula. /bueno a mí mientras no me lleven por las alturas encuentro a mi Dios aunque sea fregando platos/ En serio, creo que podemos lo mejor de nuestro yo en los sitios más inverosímiles, cuando menos te lo esperas salta la liebre y zass das en la diana, notas un no sé qué…

Confieso no estar a la altura de muchos que tienen la gentileza de leerme, es verdad, hace poco que voy aprendiendo, no chupando vuestras enseñanzas, pero esto no es un torneo, es un intercambio y sé que me aportáis mucho más de lo que os doy y ¿sabéis lo qué os digo? sólo gracias, buenamente aporto lo que sé y espero que os sirva, pensad sólo que no hay una sola coma con ánimo de juicio u ofensa. Hay entradas que se me hacen muy cuesta arriba, no por eso me siento mal, he venido para aprender y si tardo más que otros no me sabe mal, nadie nace con la ciencia infusa, hay que saber reconocer sus limitaciones, ahora ganas de aprender, pues sí tengo un montón de asignaturas pendientes y os encargáis vosotros, personas mucho más jóvenes que yo pero en el tiempo infinito no cuenta la edad.

Sí queridos  amados, el día a día es duro, parece sencillo eso de poner un pie delante del otro (menos mal, no soy un cienpies) y tropiezo infinidades de veces durante 24 horas. Y a lo largo del día los tozolones duelen cada vez más pero bueno me levanto y sigo andando hasta que llega la hora 25. No me equivoco con el número (os recomiendo el libro)

Flipo cuando leo ciertos blogs y me tienta la opción de cerrar el chiliguito pero vuelvo a decir “no es un matatón de puedo” Vale, es una terapia, una especie de monólogo conmigo misma, mi diario, mi bitácora de este barquito que intento apartar del Levante traicionero, ahora no me apetece naufragar, me habéis enseñado, conocidos y sin rostro a amar la vida. Claro que todo lo que tiene un principio tiene un fin pero cuando toque.

El día a día es duro, sí pero ¿quién tiene algún día perfecto? La cuestión es sortear los obstáculos con intelligencia, calibrar los acontecimientos a su justa medida y pensar que todo tiene algo de hermoso aunque nos duela más o menos.

Hace poco, hice un post tendiendo mi mano, no obtuve ninguna respuesta de momento pero todo llegará, lo principal es no perder esta esperanza serena que es el eje de nuestra vida y saber que se ha hecho lo correcto, es una terapia muy buena para el alma dolorida (no vencida) de los coscorrones de la existencia.

Las mañanas, la hora del despertar es siempre la más complicada para mí, para otras personas es el anochecer pero siempre hay un momento puntual de confusión interior; nada de suspirar pensando “hala, un día más”, también es un día menos y la vida es bella, su camino no es fácil con tantas piedras para sortear, lo importante es “poner un calzado cómodo y avanzar”

A veces retrocedemos unos metros, no pasa absolutamente nada, retomemos el aliento respirando a fondo y adelante de nuevo. 

Hagamos un balance, recordemos nuestros años desde la niñez así como el juego de Riven y llegaremos a la conclusión que no todo es tan malo, que hemos tenido, tenemos y tendremos momentos felices, cositas pequeñas tan hermosas como las humildes flores de los campos.

Recrearse en el dolor de los malos recuerdos no trae más que una amargura y un rencor que nos impide ver lo preciosa que es nuestra vida, un regalo divino que no podemos desaprovechar gimiendo sobre nuestra mala suerte, si nos obsecamos nunca nos llegará una visión positiva.

Quien más quien menos tiene AMOR el motor, salud con achaques pero salud, somos libres en cierta medida y tenemos aún mucho para dar y recibir, ¿qué más podemos pedir? Algún día nos llegará la hora de partir, no la adelantemos, estamos vivos y siempre hay alguna salida.

¡Nos queda tánto por ver, escuchar, hacer y sobretodo aprender!

Nunca, incluso en los momentos más difíciles tenemos un hilito invisible que nos ha de retener aquí y ahora. Tomemos nuestras particulares subidas al Golgotha como parte del juego, a veces triste pero por encima de todo enriquecedoras.

Siempre, siempre hay una lucecita llamándonos y guíándonos, no nos ceguemos porque no podríamos verla.

Sí queridos amigos, La vida es bella, sólo tenemos que sentirla fluir dentro de nosotros.

PD: Acabo de recibir un mensage privado de Ana, justo antes de publicar esta entrada, y que me me ha dejado bastante descolocada así que HOY A LAS 9H35 DEJO EL ASUNTO POR ZANJADO pero sin pena ni gloria.

Allí lo edito, que cada uno saque sus propias conclusiones pero sin juicios:
No juzgues y no serás juzgado estuve un tiempo trabajando con gente con problemas, sé lo que es el alcoholismo y las drogas porque lo he visto en otros. Sé que a “lo mejor” tienes problemas y que las caídas son sindrome de algo, y de que algo no está bien. AHORA JUZGA TÚ MISMA… lo que he querido decir. No entro en el juego de los egos, eso jamás, por eso me permito abrir esta puerta. Los perros y los gatos y hasta los chicos se me pegan como si fuese Jesucristo (pero esto es mucho ego), lo cierto es que he tenido más de 80 gatos viviendo en comunidad… ahora tengo mas de 100 perros viviendo en comunidad…. NO JUZGUES A LOS PERROS NI A LOS GATOS. No por tener 4 gatos sabes todo lo que son los gatos…. No me gustan las situaciones ni circunstacias de este Mundo Planetario… quizás vine a cambiar algo… Tú empezaste con decir que tal y tal y tal… Sí, a veces tengo mucha tristeza… pero sobre todo y cada segundo de mi vida tengo ALEGRÍA… es una alegría inmensa una aceptación inmensa de mi nacimiento a esta vida… porque acepto que si duermo será para siempre y si despierto es porque Algo necesitará que vuelva a latir de nuevo en esta Existencia. Yo elegí mi vida… no podría haber sido de otro modo… elegí ser pobre, vivir como los pobres, hasta pasar hambre, renuncias, muchas renuncias de este mundo. Quizás por eso una parte del Cristo vive en mí…. no es el Cristo crucificado, lo detesto, detesto la sangre de este mundo vertida inútilmente…. Siento sólo como el Cristo de Cristal y sobre todo tengo Confianza, no fe (en absoluto) en que la Humanidad se dirige por fin a su Destino como Humanidad… por eso quizás nací yo, no tengo más explicacions sobre mí misma… podría haber elegido otros caminos, pero mi camino es el Camino del Cosmos y su proyección evolutiva.- Hasta hoy no me di cuenta de tu pequeña alusión bajo la viñeta que intenta ser “ilustrativa” sobre lo que es un perro y lo que es un gato. Ahora puedes leer o tirar, mejor tira el mensaje. No me merezco más dedicatorias, tampoco los perros ni los gatos.. No olvides, Jamás te Juzgué, juzgarte sería decir que eres tal o cual…. NO juzgarte es decir, es probable que quizás me tenga que acercar a ti, pero esto es un proceso conjunto. Ese proceso jamás fue, se rompió… sólo eres tú quien te juzgas a ti misma. Francamente, yo no juzgo a nadie. Y las situaciones de la vida me enseñan que las conductas las impone siempre el medio externo… De eso sé un montón-… pero esa es mi eleccion Cierro para siempre porque siempre es jamás y jamás es una eternidad que no existe, pero sí n este tiempo. Recibe por tanto, si quieres, un abrazo de ser humano, nada más.

Todo el mundo se merece un segunda oportunidad, nadie es perfecto (gracias a Dios), tenemos nuestro carácter con nuestros defectos y fallos ¿quién puede decir que no se ha pasado un pelín o se ha equivocado? Pero también poseemos grandes virtudes que tenemos que potenciar, nadie es totalmente bueno o malo.

Hay dos frases en los Evangelios que me gustan en particular:

No juzgues y no te juzgarán.

Él que esté libre de pecado que tire la primera piedra.

Reconozco humildemente tener un pronto desastroso, luego me arrepiento pero está hecho el daño y aunque tenga razón no debería rebotarme del modo que lo hago. Sé pedir disculpas y la verdad no me cuesta pero ya he saltado tontamente cuando, después de analizar la situación me doy cuenta que no valía la pena darle tanta importancia.

Cuando nos tocan el ego, esté maldito rey o reína que todos llevamos dentro magnificamos las cosas, nos rebotamos y adios, el engranaje está en marcha. Personalmente me he sentido mal muy amenudo por mi mala reacción, paso un rato fatal, pido perdón pero en frío pienso que muchas veces me podía haber ahorrado este mal rollo. Me pasaba con mi esposo y antes de que llegasen las cosas a mayores él cogía las de Villadiego hasta que que las aguas volviesen a su cauce, y eso que con los años me he ido aplacando pero de jovencita era un problema. Soy “como un cazo de leche hirviendo, se sale fuera y después se queda en nada” dixit mi madre. Bueno ahora, como recalcaba, he cambiado pero sin demasiado mérito, discutir con tres gatos hace que pronto se acabe la discusión, no me hacen ni caso jeje… Confieso además que el poder de la palabra puede ser muy hiriente…

Hablo en mi nombre pero también pensando en otras personas, tenemos que medir el alcance de las palabras que decimos y escribimos,  reconozco que a veces desahogarse sirve de terapia pero hay de procurar no herir, no juzgar ni emplear las pullitas que tanto joroban.

Mea culpa, mea máxima culpa…

Como ya sabéis estuve en la Modelo de Barna y conocí violadores, ladrones y yonkis condenados a varios años de pena tanto en la carcel de mujeres que de hombres, algunos estaban sinceramente arrepentidos y les deseo de todo corazón que hayan encontrado esta segunda oportunidad, son seres humanos que por circunstancias han “metido la pata” y no por eso no tienen porque no encontrar unas manos amorosas que les permitan salir adelante.

No venimos aquí a sufrir, venimos a aprender y a realizarnos como persona desde la consciencia y el amor. En mis 25 años en Barna he conocido un submundo alucinante, drogadictos, meretrices y hombres prostituyéndose, marginados que sin darse cuenta habían llegado a un infierno de donde pocos retornaban pero cuando intercambiaba cuatro palabras con estas personas me percataba que eran exactamente iguales a mí: simples seres vivos con menos suerte que yo. Seres super cariñosos, necesitados de unos momentos de atención para vaciar la porquería acumulada durante años, unos se quedaron en el camino, otros encontraron la liberación. Todos, absolutamente todos con los que conversé me enseñaron algo positivo. Mi marido era decorador con una pequeña empresa y dio de alta a un chico con un gusto exquisito y rebosante de buenas ideas que se vendía por unos gramos de coca, lo acogímos en casa (su  familia lo había negado) hasta que encontró una pensión y hoy en día es un hombre que vive en pareja de forma normal e hizo las paces con su familia, pasaron muchos años pero aún estamos en contacto para las Navidades. Y podría contar muchas más anécdotas parecidas, otras no tienen un final tan feliz pero la vida no es ningún cuento de hadas.

Y yo me pregunto ¿quiénes somos para lapidarnos o mirarnos encima del hombro los unos a los otros? Nosotros con nuestras vidas relativamente sencillas y protegidas no tenemos derecho a opinar, cada ser vivo es un mundo dependiendo de un montón de circunstancias y sino que lo preguntemos a los especialistas en el tema…Me dijo Manolo del blog que “el mal rollo se cura con el bueno” y mi madre que era una mujer notable siempre repetía ” que la guerra se para por falta de combatientes”.

No hace mucho me criticó alguien acusándome de adoptar una perrita de raza habiendo tantísimos animales abandonados. Entonces señoras, no sigamos pariendo, adóptemos a los niños del mundo que viven en condiciones infrahumanas… Es imposible generalizar y menos juzgar y sobretodo no hagamos demagogia barata, no podemos cambiar el mundo pero sí aportar nuestro granito de arena unidos todos, los blogs que leo me han abierto los ojos muchísimas veces. Cuando decídimos mi marido y yo no tener más hijos biológicos quicímos adoptar uno, hablo de más de 30 años atrás, nos pedían tantos requisitos que desístimos…Cuando falleció él busqué pero había rebasado la edad (52 años) y tener una criatura en acogida temporal para que me lo quiten después me hubiera hecho revivir momentos crueles. ¿Egoísmo? es muy posible pero mi altruismo no es infinito…

Dijo san Agustín: “la medida del amor es amar sin medida” Lo siento pero no quiero sufrir si puedo evitarlo.

No sé si me expreso bien y si mi mensaje llega a todos /tampoco soy un profeta o un erúdito/ pero creo que todos tenemos derecho a ser felices, cuando digo “feliz” no hablo de grandes cosas, sólo de poder convivir conmigo misma, dormir en paz con mi consciencia y quererme un poquito sólo, levantarme con la capacidad lúcida de decidir qué voy a hacer hoy desde mi libertad y tender una mano amiga. No es difícil y menos en un pueblo pequeño donde todos nos conocemos, hay gente muy mayor viviendo en soledad y una simple sonrisa y unas pocas palabras pueden ser la oportunidad mutua de tener un buen día, a veces es muy duro no tener a nadie con quien compartir momentos puntuales del día y lo digo desde mi experiencia personal. Por eso hoy quiero pedir disculpas por mis enfados a veces justificados y me gustaría que comente todo el mundo en este blog sin que haya juicios sumarios, ni malos rollos, ni palabras hirientes /lo digo sin rencor ni acritud/; aquí cualquiera es bienvenido y puede expresar su parecer con total libertad pero desde el amor y sin ataques gratuitos.

Todos tenemos que llevar a cuestas nuestra vida que no siempre es fácil, cuando nos levantamos nos hemos de poner nuestro traje de gladiador y luchar contra o con lo que hay, unos más y otros menos pero capear el temporal y saber dar la medida exacta a los incidentes sin olvidar que también hemos de lidiar contra y con nosotros mismos.

Ignoro quién me leerá pero quiero hacer un pequeño llamamiento desde la humildad, ¿porqué no hacer borrón y cuenta nueva? Si esta vida es un abrir y cerrar de ojos y estamos todos metidos en el mismo barco sorteando tempestades ¿porqué no quedarnos con la calma chicha y navegar en paz?

Pues eso, repito: aquí todo el mundo se merece una segunda oportunidad y será de nuevo bienvenido o seguirá siéndolo.

Al fin y al cabo somos simplemente humanos indefensos y frágiles necesitados de ayuda amorosa.

Dedicado a Ana, de corazón.

El primer día en que abrió los ojos, el martes pasado.

¡¡¡ Ay!!! no sé si sabré sacarla adelante, es la primera vez que me toca un cachorro tan pequeñito, los de hasta ahora eran de edad indefinida por ser recogidos. Pero es un poquito gracias a mí que está aquí, la ayudamos a nacer Marisa y yo y era tan chiquitina (unos pocos gramos) que recibió un trato especial y Marisa completó su dieta materna con jeringuillas-biberones…Ya empieza a moverse y a mí se me cae la baba jeje.

Dedicado a Bertha

 

Orwell está últimamente muy de moda con su novela 1984 y el Gran Hermano que nos está vigilando, el escrito participó activamente durante la Guerra Civil Española en Aragón donde está trazada ” la ruta de Orwell” en los Monegros. Es un tema que nos apasiona un buen amigo mío José y yo. Ayer decidímos recorrerla, desde luego el día no tuvo desperdicio…

Nos marchamos temprano y paramos en la ermita  de san Benito porque nuestra fisiología natural manda. Por suerte había unos baños extremadamente pulcros y aproveché, mientras estaba bastante “ocupada” salió de detrás de un cubo de fregar un ratoncito más asustado que yo. Llamé a José pidiéndole que atase a su perro Crispín para que no hiciera ningún daño al animalito…La verdad no me espanté pero noté un cierto presentimiento oscuro en mi estómago vacío, el día empezaba, no sé, rarillo; no soy superticiosa, dicen que da mala suerte…y seguímos nuestro camino.

José había estado hacía años en una ermita llamada de San Caprasio. //En una vida posterior tendré un hijo que llamaré Caprasio, nomás que por el recuerdo aunque su ira al hacerse mayor me fulmine…\\ y quería que la conociera, me explicó que había unas cuevas habitables reformadas donde iban personas a meditar y encontrarse con su Dios, la leyenda decía que aparte de la gente de bien había sido el cuartel general del último bandolero tipo Robin Hood en el siglo XVIII, bautizado con el lindo nombre de El Cucaracha y estaba claro que no me podía perder el bastión de un ladrón generoso cuando en mi época roba todo hijo de vecino sin castigo divino o humano. Por cierto la leyenda cuenta que el pobrecito murió envenenado por la Guardia Civil…

La ermita se vislumbra de lejos, me llamó poderosamente la atención su altura pero no hice ningún comentario. (Esta mañana en Google me acabo de enterar que está edificada a 834 metros y aún se me eriza la piel) .

Confieso humildemente que sufro del mal de altura, de un vértigo insuperable y que no me gusta ninguna clase de altura, a mí que me den tierra plana tipo sabana africa…¿No dicen que Dios está en todas partes? Pues eso…

Fuímos subiendo en coche sorteando toda clase de obstáculos y dando vueltas, por cierto me acordé en mi fuero interior del circuito automobilístico de Montjuich pero seguí sin abrir la boca. Tengo que decir que éste amigo no fuma, no bebe, es la austeridad personificada y le llevo 10 años…o sea que estoy en claras condiciones de inferioridad. Llegámos a una esplanada y me ví al pie de una subida semejante al K2 para mí pero subí sintiendo una sana envidia del perro y de su dueño que tuvo la deferencia de esperarme cuando me paraba resoplando como un buey después de arar a nuestra Gaia enterita. ¿Me iba a rendir? ¡Ni hablar!!!! Llegué arriba, con el corazón dando saltos pero llegué, no faltaba más….

Dímos la vuelta a la ermita que no sé por cierto quién desgració con antenas de todo tipo, una verguenza flagrante y me dijó mi amigo del alma: “agárrate que ahora bajaremos a las cuevas”. No sabía si reir o llorar…El camino resbaladizo, empinado a más no poder, para mí al menos, fue el principio del fin, yo agarrada a sus hombros y añorando con desespero la planicie llegamos a una especie de sendero con escalera metálica para llegar a las cuevas y me rendí, la subida por un lado y un precipicio cortado a cuchillo del otro, juré por todos los santos del firmamento que no daba un paso más, que él siguiera a su marcha pero que yo había recuperado el gusto por la vida hacía sólo unos años y que no me me movía del sitio, todo dicho con un temple que ni me lo creo yo. José siguió y fue a ver las famosas cuevas, en aquel momento apareció Crispín en busca de su amo…Yo ya lo veía despeñado lo mismo que José…Me alejé como pude del famoso precipicio, llamé al perro y le cogí del collar mientras su dueño hacía turismo a unos 50metros más lejos entrando y saliendo de las cuevas, haciendo fotos y mirando el paisaje con una evidente fruición. 

Ahora me río (bueno a medias) pero juro que estaba histérica por dentro, nobleza obliga, y este momento me pareció una eternidad…José al borde del precipicio, su perro intentando escapar y yo, ¡Dios mío qué horror!

Volvió el señor enterito, trepando y feliz: “ay Domi, lo que te has perdido! He hecho fotos y blablabla” Y la Domi acordándose de todo…menos del Eden. Me miró y tenía yo que tener tan mal aspecto que calló de pronto, imagínaos que no se había ocurrido siquiera encender un cigarrillo a mí que me moriré con una colilla colgando del labio. Pero es que lo peor estaba por llegar, había que volver al coche por un sendero estrechito, lleno de piedras, con el monte por un lado y el precipicio al otro, es decir: una frágil pasarela, el K2 y la bajada directa a los infiernos!!!José se portó como un campeón intentando relajar la situación, ” a ver si vamos a tener que llamar a un helicóptero, mira me das la mano, miras sólo dónde pisas, etc…”

Conseguí ponerme de pie, Crispín ya corría dichoso por haber recuparado a su dueño, me agarré con toda mis fuerzas a la mano salvadora de mi amigo, en la otra me apoyaba con un bastón de montañero y con exclamaciones tipo”que me mato” llegamos al coche donde entré hecha un despojo feliz y me dejé caer en el asiento, ¡estaba a salvo! Mi amor propio no tanto pero era lo último que me preocupaba. Luego reemprendímos la excursión más contentos que unas Pascuas e hice jurar a José que no me voviera nunca más a semejantes alturas a menos que hiciera un seguro de vida a su nombre por si acaso.

Pensé en mis mis queridos blogueros y me prometí contáoslo en cuanto volviese a casa. Bueno ya está hecho, reírse de uno mismo en buena compañía es un ejercicio muy saludable. Si antes tenía mis dudas ahora que jamás seré alpinista, que no me gustan las alturas de más de tres pisos y que nunca seré bandolera en la sierra…

Al fondo unos agurejitos: las famosas cuevas y allí donde están los valientes ciclistas, estaba yo muerta de miedo…bueno un poco más arriba y sin mirar…

Recibí un comentario que me dejó un poco meditosa, en él se decía :”En este blog de aparente sinceridad…”

Primero: cada uno en su blog-confesionario-casa no tiene ningún interés en contar trolas, ¿para qué? y como nadie está obligado a contestar me imagino que los comentarios también lo son. Mis “habituales” son absolutamente sinceros no teniendo ninguna razón para dorarme la píldora y cuando les contesto hago exactamente lo mismo. Para mí este espacio es una forma de terapia, de desahogo mental que me sirve para librarme de las tenciones (Mis gatos pasan…) o explicar lo que opino de ciertos hechos y vivencias diarias añadiendo que vez en cuando algo de cultura, todo eso sin buscarle 5 pies al gato, tiene 4 lo puedo jurar jeje. 

Segundo: me parece inaudito que se hagan conjeturas a través de estos comentarios, esto no es un juicio sumario de cómo somos o sentimos, cada uno es de una forma y menos si nos tratamos a través de un ordenador donde no podemos conocernos realmente, ya cuesta conocerse a si mismo y a las personas que tratamos a diario. Es lo mismo que que en facebook: X ya tiene 300 amigos…Amistad, palabra sagrada que no surge de la noche a la mañana.

Tercero: la intuición de que conoces realmente alguién es inútil con internet. Te cae mejor o peor una persona pero no puedes pretender saber de que pie cojea, así que fuera los “noto que…o me parece que…”

Cuarto: tengo mis gatos porque amo profundamente a los animales y siempre he convido con estas criaturas dignas de todas las bendiciones (desde un guepardo hasta monos), digamos que nos necesitamos mutuamente, pero como buenos gatos que son no me pertenecen sino que les pertenezco yo, van a su bola y procuro que sean felices así como los seres que me rodean y si pudiera distribuiría felicidad a diestro y siniestro.

Quinto: si a mi edad no he echado a volar ya no lo haré nunca, al contrario he planeado muy alto, me he espachurrado más de una vez pero siempre he salido adelante y seguiré haciéndolo hasta que emprenda el vuelo definivo y volver renovada.

Sexto: los abismos que me separan de las personas que no conozco me traen absolutamente sin cuidado, que me dolería notar una distancia entre las personas que amo pero tengo la inmensa de tener pocos pero estupendos amigos de años

Séptimo: he visto mucho dolor en mi vida, la he vivido como mía pero sinceramente me ha dolido más el mío, cada uno se quiere lo suyo y mi altruismo no está tan desarollado como para no evitar el sufrimiento. Si he podido echar una mano (y más de uno se verá reflejado) lo he hecho de mil amores lo mismo que hicieron conmigo y siempre les estaré eternamente agradecida, me han hablado, enseñado sin enjuiciar ni suponer porque sí he necesitado que me echen un cable en momentos puntuales.

Octavo: he aprendido a huir de las gente negativa, la que intuye, juzga con palabras detrás de las cuales esconden su propio dolor virtiéndolo en los demás sin mala intención seguramente pero yo personalmente tengo bastante con el mío, que al final las escamas molestan. Nuestra vida y nuestro errores son personales e intransferibles, lo que no podemos hacer es involucrar a nuestro entorno, es cobardía y egoísmo.

Noveno: y sí, tengo tiempo, puede que demasiado para sufrir a mis anchas, recrearme si me da la gana, gritar, patalear o soltar palabrotas y describirlo por medio de mi blog, también recibo mails de ayuda y contesto buenamente con todo mi conocimiento pero desde el amor, a Cristo y a muchos otros los “crucificaron” y siguen haciéndolo, pues a mi no me apetece pasar por semejante experiencia e intentaré librarme una vez más, os aseguro que con voluntad y fe se consigue. Ya no me vale algún enteradillo intentando psicoanalizarme con internet, quiero gente positiva, buena que si tiene dudas las confiese sin tapujos y pida a gritos ayuda, sé que entre todos la podremos sacar del hoyo, el amor propio o la autocompasión no valen para nada en estos casos. Incluso digo, no AFIRMO que me siento identificada con ella y que pongo toda mi experiencia para echarle un cable y que JAMÁS me compararé con ella

Décimo: seguro que me dejo un montón de cosas en el tintero, que el temita se las trae…Todos hemos padecido, forma parte del juego, del aprendizaje, unos más otros menos pero vamos a la par. Antes de hacer un comentario pensemos muy bien lo que vamos a escribir, la palabra escrita puede hacer mucho daño y seamos benevolentes, respetemos y aceptemos sin juzgar ni preguntar. ¿Hay algo más tierno que coger un doliente y mecerle como si fuera un niño?

Una cosa sí me enseñaron entre todos, no nombro a nadie, la lista sería demasiado larga, que domina en este mundo el número de buena gente y he tenido la inmensa suerte de conocer a muchos mediante un frío aparato pero SIEMPRE, sí siempre huiré las almas atormentadas con sus comparaciones odiosas, cada uno tenemos nuestro camino trazado y sólo nosotros hemos de caminar, sin mirar a nuestro alrededor.

Os amo hermanos que me habéis reubicado en la dirección correcta, sin juzgarme, apoyándome cuando lo he necesitado, y os deseo lo mejor de este mundo tan complicado. No soy nadie para aconsejar, pero  yo desde luego no me voy a dejar vapulear, juzgar y que se ponga entredicho mi cordura por personas amparadas detrás de su sufrimiento personal, a mí me hieren una vez pero dos si lo puedo evitar no.

 

Nos pasamos la vida queriendo saber pero nos falta paciencia de allí la monumental empanada mental que, por lo menos a mí respeta,  borra la visión objetiva de las cosas.

Que si ocurren extraños fenómenos, que si estamos inundados de falsos profetas, que si viene el fin del mundo…Sin hablar claro de la crisis mundial que nos está preocupando. Las personas que tenemos más o menos desarollada la capacidad de compartir, de sufrir por los demás lo estamos pasando francamente mal. Hace unos días un habitual de mi blog mandó un video de Cáritas diciendo que había llorado, es un hombre hecho y derecho, con trabajo y una posición estable, felizmente padre y esposo. A mí esto sí que me pone del revés…

Con tantísimas escamas estoy un poco cansada de ovnis, extraterrestres y demás fenómenos inexplicables. Lo que me interesa y me provoca sufrimiento es la situación actual (personalmente no me puedo quejar, tengo para comer y un techo seguro).

Veo y leo tantísimas injusticias entre nosotros los “humanos” que tengo muchas veces ganas de acabar, de verdad que me hacen sentir muy mal estas situaciones, quisiera ser potente y poder remediar el sufrimiento universal…Luego vuelvo a la cruda y triste realidad y yo sola me admonesto: domi eres un algo tan pequeño que no puedes pretender cambiar nada. Y claro me siento como algo absolutamente  inútil y me entra un sentimiento de culpabibilidad tremendo.

¿Para qué estoy aquí? y ¿porqué? si no tengo nada que enseñar ni dar…Soy del montonazo, leo unos blogs que me dejan flipando y me estoy planteando dejar de escribir, pero me sirve de terepia y las comparaciones son odiosas, tampoco es un maratón hacia la sabiduría.

En resumen, me siento muy pero que muy pequeñita, como soy en realidad. De verdad que me gustaría borrar de un plumazo el dolor ajeno y de paso el mío; pero a las pocas horas recupero mi optimismo consolándome pensando que si pongo buenamente mi granito de arena ya es mucho, mucho para mí limitación y que conozco muchas personas haciendo lo mismo y que entre todos granito a granito haremos una hermosa playa donde pasearemos todos los seres de bien, los humanos cogidos de las manos y con los animalitos dando saltos a nuestra vera. La verdad, es una imagen muy bucólica e infantil pero me la estoy imaginando alegrando todo mi interior, supongo que mi hermana Bertha y yo quedaremos un poco rezagadas para fumarnos un cigarrillo como cuando fuímos en busca de los Beleepocs pero llegaremos a tiempo ¿verdad?.

tengo muchas preguntas sin respuestas y busco y me rompo la cabeza pero forma parte del aprendizaje, no soy ni más ni menos que todos, venimos aquí a cumplir una tarea específica que a veces se hace muy ardua pero no podemos estancarnos en medio de nuestra sensación de desamparo, hay que seguir adelante y si nos quedamos un ratito sentados descansando no pasa nada. Sinceramente no estamos viviendo una época como para lanzar cohetes y nadie puede dejar de hacerse preguntas, si no encontramos las respuestas de inmediato tengamos la fe de que algún día las sabremos.

Ayer, no sé porqué sentí unas energías super negativas zarandeándome de mala manera, estamos despertando, tomando consciencia de que llegamos a un cambio ciclopesco, nos tenemos que mover sin hacer caso más que a nuestra intuición y llenarnos de positivismo para enfrentarnos y asimilarlo todo sin quedar atrás. Los nacimientos son a pesar de su hermosura siempre dolorosos, y nosotros estamos asistiendo a un REnacimiento.

¿Qué hay miseria, corrupción, guerras…contra las cuales no podemos hacer gran cosa? Vivámoslas para no olvidar y evitar que se repitan, seguro que un día no muy lejano veremos la verdad florecer desde el amor cósmico y el respeto infinito, sino ahora en otra vida, el tiempo es infinito  universal.

Así que fuera comeduras de coco, permitámonos un bajón de vez en cuando, sólo somos humanos, es normal bajar la guardia.

Y cuando llegue el momento crucial no preguntemos nada, la propia esencia que poseemos todos aclarará nuestras mentes iluminándonos porque somos LUZ y AMOR

 

Como mi intención en este blog mío ha sido, es y será siempre no ofender a nadie ni que ninguna persona se de por aludida, me voy a poner yo como ejemplo.

Desde que comprendí la mecánica de internet, fuí buscando blogs y páginas que me pudiesen enseñar el verdadero camino y aprender, encontré y aprendí, en mis comentarios intento dar lo mejor de mí pero me doy cuenta que soy una hipócrita redomada: estoy hablando de conocimiento cuando no sé absolutamente nada, estoy hablando de equilibrio cuando mi mente se tambalea entre una alegría superficial y una profunda desesperanza, estoy hablando de amor cuando los unicos seres a quienes demostrar mis sentimientos verdaderos son 3 gatos…¿Patético verdad? es lo que hay…Es triste pensar que a mi edad me sienta como un deshecho, alguién que importa sólo a tres animales, que vive solo y que a pesar de los pesares no acepta su soledad. A veces me siento bien sola, otras daría la vida para tener una compañía que me hable o me abrace.  Ya sé que la convivencia no es un camino de rosas, somos seres individuales con nuestra libertad de propio derecho, a mí me funcionó durante 35 años que se dice pronto, con las consabidas peleas agridulces y las reconciliaciones inolvidables. Entonces llega la eterna pregunta ¿porqué a mí? Un sacerdote me contestó hace años: porque Dios te ama mucho. Pues yo no quiero que me ame tanto este Dios si sólo sabe machacarme, yo quiero que me evite dolor y zozobra porque el amor es proteger y mimar y abrazar consolando. Lo he tenido todo en la vida, conocí el amor de verdad pero nada es eterno…Puede que por eso no me pueda encontrar a mí misma

Todos queremos parecer el non plus ultra del equilibrio, de la felicidad y fardamos de bienes totalmente inútiles, es la coraza de los cobardes que no se atreven a mostrarse derrotados. ¿Y porqué no podemos ser sinceros una vez por todas? La vida es un juego de ajedrez, es una batalla y por mucho que nos empeñemos es jugar contra una inteligencia superior. Aquí estamos de alumnos y él que suspenda lo tiene fatal, gracias a los blogs elegidos (o que me eligieron a mí) he aprendido y muchísimo pero analizo con calma y me pierdo en un laberinto de dudas, preguntas sin respuestas andando a tientas sin alcanzar ninguna luz. A veces me ha parecido vislumbrar esta claridad pensando que ya porfin estoy en el buen camino pero al cabo de unos cuantos pasos me doy siempre cuenta que es un espejismo.

He leído desde muy joven sobre las religiones tomando y dejando ciertos conceptos; ahora están de moda las asiáticas y hay muchas facilidades para aprender a meditar, a relajarse y recargarnos de fuerza interior pero seguimos solos, buscando no sé muy bien el qué y con la misma soledad que hace miliones de años. Están los seres más allegados pero ellos también tienen sus historias, buenas y malas o sea que siempre estamos aislados estemos o no en grata compañía; me pregunto amenudo si no es debido a nuestra sociedad rodeada de confort y artefactos, muchos palian su malestar consumiendo sin conocimiento y puede que estén mucho peor que yo, rodeados de trastos de última generación que no les llena en absoluto, hay aún muchas cosas que no se pueden comprar, gracias a dios.

¿De dónde venimos, quiénes somos, dónde vamos? Las tres eternas preguntas con múltiples respuestas sin una basa demostrada…A mí lo que me preocupa es el presente, el pasito que tengo que dar ahora para no caer, el siguiente vendrá pero tampoco me importa demasiado.

“Sé tú mismo, el resto del mundo ya está en uso” frase de Oscar Wilde tan utilizada, pero ¿y si no estás conforme con serlo? Sinceramente creo que pocas personas lo están, hay un descontento interior generalizado que nos corroe el alma y no hablo de la actualidad poco alentadora sino de un estado anímico, el hastío se ha intalado confortablemente en nuestras vidas impidiéndonos realizarnos. Claro que no lo pregonamos a los cuatro vientos, nuestro ego no lo permite, hemos de aparentar una cierta felicidad cara a la galería o enseguida te tachan de autocompasivo como mínimo, sino te sueltan crudamente que estás en un equilibrio precario. Pero ¿quién está totalmente equilibrado?

Y llegas a la madurez cargado de ¿porqués? sin saber muy bien que caray haces aquí, sabes que has venido a cumplir una misión, a aprender para crecer pero no dejas de pensar si vale la pena y sobretodo si has hecho lo correcto.

Lo mejor entonces es quedarse quietecito, no romperse la cabeza y dejar que pase el tiempo, algún día tendremos las respuestas y si todo ha sido en vano tampoco se pierde mucho.