Archivos para el mes de: mayo, 2013

Gracias a tod@s desde lo más profundo de mi corazón, gracias por vuestro apoyo, vuestro ánimo, vuestras palabras y vuestro amor. Recibí muchas llamadas, mails privados y ayuda moral en el pueblo, todo en conjunto fue un bálsamo que calmó un poco el dolor de mi alma.

Esta mañana hable con dos veterinarios, me dijeron que por muy difícil que haya sido tomar la decisión de la eutanasia, había sido la correcta; ellos me conocen bien y saben cuánto amor tengo a los animales, me explicaron que dando el paso pude evitar a mi pequeña unos sufrimientos innecesarios, más no sabiendo cómo hubiese quedado. Sus palabras me reconfortaron, ellos saben más que yo y no siempre nos podemos dejar llevar por los sentimientos. Que había sido un accidente de éstos fortuitos… y que no me sintiese culpable. El dolor se irá haciendo más llevadero, tengo buena experiencia en éstos trances y el tiempo es nuestro mejor aliado.

Algo muy importante aprendí éste fin de semana: hay muchísimas personas muy concienciadas  con los animales, para mí que llevo muchos militando por ellos fue una bendición.

He aprendido también que debemos apartarnos de la inseguridad, del miedo a equivocarnos, somos simples humanos de viaje para aprender, tenemos que saber aceptar nuestros errores pues forman parte de nuestro aprendizaje. Claro que cuesta reconocer que metemos la pata pero si en el momento de errar lo hacemos de buena fe y si procuramos no repetir el mismo error cumplimos con nuestra tarea kármica; hemos de olvidarnos de nuestro ego y aceptar nuestra levedad terrenal. Somos como niños aprendiendo, a fuerza de no atinar llegamos a ser dignos. Supongo que no acaban mis viajes, que me queda mucho camino por recorrer pero como no hay elección, intentaré hacer mis deberes lo mejor que pueda y sepa, pero en momentos de dolor se me hace muy cuesta arriba.

Gracias de verdad, en verdad que somos UNO en medio del cosmos y seguro que algún día éstos viajes de ida y vuelta acabarán, sabremos por fin la única y auténtica verdad.

Anuncios

Ayer ocurrió una desgracia muy grande, éstas desgracias que llegan tontamente sin que las esperes pero te dejan hech@ polvo: me acababa de duchar y baje a buscar Kafka-lina  que se había quedado en el sofa, la subí en brazos renegando, Vivaldi  ya había subido conmigo. Llegamos arriba, la peque saltó y cayendo en el suelo se rompió las dos patas delanteras, la llevamos al veterinario de urgencia, un buen amigo condujo el coche mientras la tenía en brazos y después de las radiografías me dio poca esperanza de que vuelva a caminar, son perritos muy fuertes pero muy frágiles de los huesos. Tuve que tomar la terrible decisión del sacrificio…

Me siento tan culpable de lo que pasó, si la hubiera sujetado mejor, si la hubiera dejado abajo, si, si si…Tenía sólo un año recién cumplido, llena de ganas de vivir, sana y feliz. Me costó mucho decidirme pero tener un animal que no disfruta de una calidad de vida es puro egoísmo y sé que ella tan viva no hubiese sido feliz. No sé si actué bien, si tome la alternativa correcta y si allí donde está su almita pura me podrá perdonar.

Tod@s sabéis lo mucho que amo los animales y pensar que soy la culpable me deja sangrando por dentro, el corazón hecho trizas, ni siquiera estoy enfadada, sólo con un enorme sentimiento de culpa, por desgracia no puedo dar marcha atrás en el tiempo. Me queda Vivaldi claro pero es mentira que un clavo saque otro clavo y me va a costar mucho llegar a perdonarme, una losa más en mi mochila, un fallo más a contabilizar con los muchos que cometí.

Pequeña mía, te ayudé a nacer, sin asistencia te hubieras muerto, te crié con biberón, fuimos la una para la otra y sé que este año demasiado corto fuiste muy, muy feliz. Dios, ¡lo siento tanto! Me duele más que cuando me rompí las costillas. Sabes cuanto te quería, lo mismo que tú a mí, y si supiera que me perdonas me sería más fácil perdonarme, no me quito la imagen de tus dos pobres patitas colgando, con la doble fractura en ambas.

Otro animalito que se me va, pero ésta vez por mi culpa… Todos están en mi corazón y en los cajoncitos de mi memoria y tú Kafka-lina, mi pequeña saltarina (demasiado desde luego) tendrás siempre un lugar muy especial. Ahora estarás saltando en el Arco Iris de los animalitos.

Captura

Hoy he recibido un video precioso de mi bien amada Bretaña donde fui tan feliz, mi madre era nacida en esta región celta, salvaje y a la vez llena de rincones entrañables y misteriosos. Se trata del puerto de Saint-Guénolé en el Finisterre francés.

El océano Atlántico nos abre sus brazos invitándonos a jugar con las olas donde se divierten el sol y la luna. Pero es en plena ira cuando más me gusta, mirando sus embistes y escuchando sus rugidos semejantes, a veces, a profundos lamentos, uno se da cuenta de su pequeñez, de su infinita fragilidad.

Son los elementos naturales de Gaia los que nos enseñan verdaderamente lo que somos, un simple átomo del gigantesco cosmos. El cielo desatado se une a la furia del océano regalándonos un espectáculo dantesco pero hermoso.

http://www.wimp.com/angryseas/


Ver en pantalla grande y disfrutad con todos vuestros sentidos libres de ataduras.

 

El sábado pasado se presentó en casa una parejita entrañable, amigos míos, cuando vienen al pueblo siempre me hacen una visita. Los dos son novietes y aprovechan algunos fines de semana para verse, él vive en Barcelona y ella en Madrid, son estudiantes brillantes y como todos los jóvenes tienen las inquietudes de su edad. La verdad es que son tan tiernos que me dan un baño de juventud… a la vejez viruelas. Ella es una amante incondicional de los perros, siempre juega y acaricia los míos que por cierto están encantados. Cada uno vive con sus padres, con la consiguiente “obediencia” a las reglas establecidas…

Alrededor de las 18 horas, estando yo sentada en la calle con mis vecinas, vienen con un chihuahua de dos meses envuelto en una toalla, lo habían rescatado de un críador nombrado ya en mi blog: https://lalunagatuna.wordpress.com/2012/02/29/2065/?preview=true&preview_id=2065&preview_nonce=2ed97db1ce. por la “módica” suma de 50 euros..

Ella lo había comprado pero cuando avisó a sus padres la respuesta fue tajante: si vienes con el perro, los dos vais a la calle

¡Claro que me lo hubiese quedado! ¿Quién no se enamora de un bichito juguetón, confiado e indefenso? Pero ya tengo mis peques, que por cierto lo acogieron como lo que es: un juguete nuevo, enseguida hicieron buenas migas. Pero no estoy por la labor de criar y enseñar de nuevo buenos modales a un cachorrito. Así que empecé a llamar a los conocidos, eche voces pues no quería coger cariño a este ser tan frágil y con tantas ganas de vivir, lo miraba y sentía mariposas en el estómago. Y se hizo el milagro: unos amigos muy amantes de los animales se lo quedaron, a las 21 horas vinieron a buscarle  y ayer tarde se marchó con dos bichones malteses a Barcelona. Sé a ciencia cierta que el pequeñin está en muy buenas manos, tengo la inmensa suerte de tener amistades que piensan como yo: hemos de respetar cualquier criatura viva. Para mí fue una inyección de adrenalina, ¡Había solucionado el problema! Esta claro que pienso en éste pequeñin con añoranza pero don dinero y mi fortaleza tienen mucho que ver…Ya no tengo 20 años y no me como el mundo, bastante tengo para que no me coma a mí.

Fue una anécdota muy bonita, los jovencitos se marcharon a sus casas, con penita por la separación pero contentos de saber el pequeño en lugar seguro. Y yo pues encantada de haber sido útil, con esa sensación que aligera el corazón y la certeza de haber obrado desde el amor.

Dedicado con todo mi cariño a Irene y Carlos.

 

220px-Degaen

 

 

 

 

 

 

 

Nacemos desnudos y morimos casi igual…A medida que pasan los años cubrimos nuestra desnudez con una coraza que fabricamos poco a poco para protegernos de los ataques exteriores, vamos aislándonos para sobrevivir pero cuando pensamos que estamos blindados por siempre jamás nuestra edad, nuestras experiencias y el paso de los años han ido fragmentando nuestra envoltura que nos costó tanto elaborar hasta dejarnos el alma al desnudo y a merced de cualquier embiste.

Cuando somos jóvenes pensamos que la vida es nuestra, que somos los amos del mundo, poco tardamos en advertir que todas nuestras creencias, nuestros alardes eran un simulacro y sin darnos cuenta concebimos un artilugio mental para protegernos pensando estar a salvo. Ya pueden atacar los dragones del día a día, escupir fuego: nuestra cota de mallas nos hace invencibles.

¡Pueriles mortales! Si no aprendemos que no estamos a salvo nunca… La hermosa armadura se oxida con el tiempo, se desgasta con cada embestida y un buen día nos damos cuenta que hemos quedado a la merced del destino, siempre estuvímos dependientes de él, pero bien protegidos jugábamos al escondite ignorando o queriendo ignorar que éramos una presa fácil y sin escapatoria.

Y empieza la pesadilla más o menos doloroso según el tributo que nos toca pagar. ¿Quién no ha sentido la extraña sensación de ver a su doble viviendo su vida?

“Este no puedo ser yo, es un mal sueño, mis seres queridos aparecerán en cualquier momento, no es más que una pesadilla y me voy a despertar” Y es un sueño recurrente, bueno sueño no, más bien sensación de desdoblamiento.

“Vale, este ser es igual que yo pero no es yo, voy a recuperar todo o casi todo lo que perdí, me olvidaré de este mal rato y aquí no ha pasado nada.”

Pero esa sensación acude cada vez más a menudo dejando un riego de dudas y dolor. Porque sabes que no estás loca (¡ahhh! encontrar un refugio lejos de la realidad) pues no, hay que apechugar y seguir lidiando contra tus fantasmas, tu destino y tu tiempo y a cuerpo desnudo sin tu hermosa protección que ya no brilla al sol.

Te consuelas,es tu única salvación, pensando que cada día es uno menos y que en algún momento te despertarás en otro lugar desconocido pero no te asustas, sabes que no será tan malo como el tuyo que compartes con tu alma sin protección ninguna.

https://www.youtube.com/watch?v=BlspTR-5q8M