El ALMA (Ánima) en la antigua Roma servía para designar el principio por el cual los seres animados estaban dotados de movimiento propio. En ese sentido originario, las plantas, los animales y los seres humanos estarían dotados de alma. Los avances en la fisiología y neurología permitieron reconocer que los seres animados obedecen al mismo tipo de principios físicos que los objetos inanimados, al mismo tiempo que pueden desarrollar actividades diferentes de estos, como la nutrición, el crecimiento y la reproducción.

El término alma o ánima se refiere a un principio o entidad inmaterial invisible que poseerían los seres vivos. Estos días me he ido documentando después de mi última entada “¿Y porqué no”? y cada vez me estoy reforzando en mis opiniones, no soy sabia, sólo quiero aprender, con calma pero sin pausa y compartir mis impresiones, el intercambio en estos casos es primordial.

El término aparece también en la visión antropológica de numerosos grupos culturales y religiosos, la palabra alma es usada, más frecuentemente, en contextos religiosos. Pero hemos tenido que esperar a Juan Pablo II para que los animales tengan “derecho” a tener un alma, supongo que las plantas, o sea la flora vendrá después si el tiempo lo permite; porque por desgracia el tiempo, señor de la existencia, apremia.

Mi padre era agnóstico y sin embargo Caballero del Temple, toda su vida estuvo buscando una respuesta y estando terminal sólo repetia “Dios mío”…¿A qué dios se refería?

Mi madre tenía una fe inquebranrable, lo que llamamos en francés “la fe del carbonero”, nunca se preguntó y acudía cada domingo a misa, sin embargo murió con miedo, sí MIEDO, ella misma me llamaba no soportando estar a solas con sus pensamientos. ¿Porqué?

CREES O NO CREES,  al menos es lo que me enseñaron a lo largo de mi temporada en las Dominicas…

La religión judeo-cristiana nos produce un cacao mental impresionante y hace tiempo ya que deje de lado la parafernalia que me enseñaron. Una de las cosas que más me llamaba la atención cuando era pequeña es que las almas de los niños no bautizados iban al Limbo. ¿ que culpa tenían las criaturas? Vagaban eternamente sus almas en pena… Sin contar con las almas “medio-pecadoras” que se pasaban una buena temporada en el Purgatorio como si esta vida fuese una panacea…¿O es que ESTO no es amenudo un infierno? ¿Quién no ha perdido seres entrañablemente amados? ¿Quién no se ha encontrado en miles de encrucijadas a lo largo de su vida, ha caído y se ha levantado cientos de veces? ¿Quién no ha intentado una y otra vez ser mejor persona dejando aflorar a pesar de todo su carácter?

Quiero no tener miedo cuando el momento de partir se aproxime, es un paso ineludible pero ¿porqué los humanos tenemos miedo a la muerte? Todos los animales la aceptan como un hecho natural…y la viven con una dignidad extraordinaria.

Existen el bien y el mal, sino sería demasiado fácil, todo lo que nos llega es por una razón: CRECER, es nuestra tarea y es nuestra alma la que nos permite llegar a diferentes niveles procurando siempre subir.

Existen dos escuelas de pensamiento respecto al estudio de la parte invisible del humano, los Tricotomitas y los Dicotomitas.

Tricotomitas que creen que le ser humano esta compuesto de tres partes de espíritu, alma y cuerpo.

Dicotomitas que creen que el ser humano está compuesto por dos partes espiritu/alma y cuerpo.

Las dos creen en el alma pero la primera separa espíritu de alma según los escritos antiguos.

Existe la interpretación, que dice que el hombre es tripartito “espíritu-alma y cuerpo. Pero que el alma y el espíritu están inseparablemente unidos aunque son dos entidades distintas. Sin embargo la muerte se refiere mucha veces como “entregar su alma” o “entregar su espíritu”.

Y ¿Dónde está nuestra alma?  Eduard Punset escribió: El alma está en el cerebro. Platón ya había dicho que el alma está en la cabeza y Descartes escribió “pienso luego existo” (frase que creo recordar detesta Varín desde la edad escolar).

No me importa donde tengo mi alma, sé que la tengo y que algun día volará libremente para ser acogida en un abrazo amoroso y de perdón

Deduje que son nuestros pensamientos los que nos hacen distinguir el bien del mal, que nos hacen actuar según nuestros criterios y consciencia. Y sabemos perfectamente cuando obramos correctamente, incluso los bebés muy pequeñitos saben llamar nuestra atención sin necesidad de la palabra, los animales también a poco que tengamos a bien de observarlos un poco. Se han hecho estudios sobre plantas y demostrado que tienen inteligencia propia; pero ni los bebés, ni los animales ni las plantas hablan…

Al parecer se ha demostrado que el alma tiene su peso propio, 21 gramos que pierde el cuerpo al fallecer.

Siempre se ha relacionado alma con religión sea cual sea pero creo que se ha utilizado en el sentido de cumplir nuestra obra, para que entendamos el verdadero sentido de la Vida y de nuestras vidas. Nuestros cuerpos son simplemente una envoltura que nos permite actuar, lo verdaderamente importante es nuestra alma que seguirá viviendo a diferentes niveles.

Por eso y concluyo, creo firmemente que todos los seres vivos tienen alma, todos sin excepción saben cuando obran bien o mal, son capaces de expresar sentimientos, no importa que sea de una forma u otra, el cuerpo ayuda al alma aunque sea sólo con gestos, miradas o sonidos.

¿Porqué no pensar desde nuestra alma, el bien más preciado de nuestra vida, que todos formamos parte del universo?

(Los textos de “Mi alma me habló” son  de Gibran Jalil Gibran)

 

Anuncios