ELLA se quedó quieta y en silencio, tenía yo que digerir, asimilar con qué crudeza me había empujado hasta la zambullida del pasado, no había hablado con nadie de ello, ni siquiera con la psiquiatra y la psicóloga, creo que las dos vecinas que estaban conmigo en “el momento” tampoco se dieron cuenta del hecho. Sólo comentaron que nunca habían visto una muerte tan bonita, es verdad que estuve hablando con mi marido dándole permiso para irse…

“Bueno me apostilló ELLA, hemos de seguir nuestro recorrido en el pasado, ahora es el presente y el futuro pues, el futuro llegará, nuestro camino está marcado, así que no hay que interesarse por él. Vamos para atrás, exactamente en 1981, tu madre hasta siendo terminal conservaba el don de comunicarse con seres de otra dimensión, llevaba mucho tiempo sin practicar espiritismo y estabais en el baño las dos, recuerda lo que te dijo: “ha vuelto el padre X ésta noche y ésta vez vendrá pronto a buscarme, me llama con mucha insistencia desde hace días” Te explicó que era un cura anciano que había sido su confesor de pequeña…Al mes siguiente, ella os dejó. Alguien a quien, a pesar del tiempo, seguía recordando con amor había vuelto para darle paz. Sabes que tu madre era una persona muy peculiar, lo mismo que tu padre, cada uno eran excepcionales, tu madre con sus dones y tu padre tan adelantado en el tiempo buscando ETs y respuestas que de verdad no estaban preparados para ser padres, has perdonado y a lo hecho pecho. Vamos a recordar el porqué tu madre dejo de practicar sesiones, te veo dudar, piensas que te van a tomar por loca, ¿qué?¿quién está cuerdo del todo?

“En Le Croisic, ella, tante Claire y tante Marie decidieron ayudar a un señor que tenía problemas (jamás cobraron), empezaron una sesión los cuatro, tante Claire empezó a hablar con voz de hombre y el invitado comenzó a decir burradas estilo ¿qué tal se come en vuestro mundo, tenéis sexo, etc…? De repente la mesa muy pesada empezó a moverse tan ligera como una pluma, apartó brutalmente a las tres mujeres y arrinconó aquel patán en un rincón de la sala, dándole tales golpes que se desmayó, tante Marie tuvo la genialidad de tirar a la mesa su rosario bendecido que la paró en seco, hubiera matado al imbécil. Las tres hicieron un pacto: nunca más volverían a practicar espiritismo. Ella te explicó que tu también tenías ese don lo mismo que el sanar con tus manos, que eras la quinta generación pero que si podías evitarlo era mejor no hacerlo, bueno lo de las manos sí. ¿Verdad que estuviste muy tentada de hacerlo con tus seres más amados pero te aconsejaron no hacerlo, que si ellos no te pedían ayuda era mejor no molestarles?. Sé que te acuerdas mucho de la tía abuela de tu madre, no la llegaste a conocer pero ella te recordaba mucho una anécdota: tus antepasados tenían una flota de navíos en Saint-Nazaire, de vela claro e iban a buscar especias a la India, o sea que cuando zarpaban dejaban la esposa en estado y cuando volvían el niño caminaba solo. Esa mujer poseía el don de la premonición, una noche ya retirado su esposo, ella se despertó, había ruido en la bodega, él bajó pero no había nada, al cabo de rato volvió  a oír el mismo ruido pero no dijo nada, la tercera vez se despertaron los dos: el ruido era infernal, bajaron y vieron todas las botellas rotas, a la misma hora de la misma noche su hijo mayor se ahogaba, nunca encontraron su cuerpo, las coincidencias no existen pero siempre pensó que era una forma de despedirse.

“Venga me apremió ELLA es hora de despertar los recuerdos aunque no te gusten,  has de sacar tus fantasmas para volver a tener paz, las heridas, cuando más aireadas mejor cicatrizan. Tu abuela materna murió cuando tu madre tenía sólo 11 años, era la pequeña pero supo en un sueño cuando y a qué hora se moriría, lo comentó con sus herman@s que se rieron de ella, creo que nunca lo volvió a mencionar más que contigo. Aún no sé si hizo bien en contarte sus experiencias siendo tu tan pequeña…Las fuiste almacenando bien escondido dentro de ti, hay que sacar todo eso que sin darte cuenta han distorsionando tu vida, no te han dejado ser tu misma.”

ELLA se calló, sabía que no podía más, necesitaba un descanso, refugiarme en cosas triviales…Sin hacerle caso me marché al campo con Vivaldi.

Anuncios