00HC050HkI0Lúthien ha vuelto a su castillo, ¡fiesta grande en su honor! Los elfos, las elfas, pequeños y grandes baílan mientras suenan las flautas acompañadas por los cantos de todos los pajarillos multicolores, todo el mundo se ha vestido de gala, hasta las flores más humildes han sacado su traje de primavera, el sol radiante ha suavizado el calor de sus rayos, la metamorfosis del viento se hace latente: un suave céfiro se enreda entre las ramas de los árboles llenos de verdes hojas rutilantes dando cobijo a las mariposas pintadas con esmero, hasta el mar rompe sus olas con dulzura en la arena de oro, algodoncitos blancos juguetean en el cielo azul tomando mil formas, sus mascotas preferidas se acurrucan a sus pies en silencio, Lúthien está presente. Sus elfitas se mantienen a su lado, la mayor con los ojos henchidos de adoración levanta la vista hacia ella y la pequeña ladea en su cabecita su mejor corona con carita complacida, todo es poco para ella, la princesa amada.

Lúthien está apoyada en Beren pálida y frágil, su largo cabello ondea con la brisa, una sonrisa ilumina sus dulces ojos y adorna sus pálidos labios. Beren está feliz, después de la intolerable angustia de perder a su amada la puede sentir viva, sabe que siempre permanecerá a su lado, estarán juntos para la eternidad que a pesar de todo le parece corto, no hay tiempos para disfrutar de su compañía…Sostiene a su amor fatigado, sabe que vuelve de muy lejos pero sus plegarias no fueron en vano, Unbuntu, Much´a repite para sí mismo, hace poco clamaba a los dioses sus miedo, ahora les da gracias por haberle devuelto su tesoro. Entre todos los herma@s se construyó una muralla inexpunable, sabe que su amor inmenso lo protegió de las garras del Averno, sabe que sin él no podría vivir y que si recibió ayuda, Beren es el artífice de la recuperación de Lúthien; no se imagina ni por asomo su vida sin ella y cambiaría gustoso la suya para que su preciosa princesa no pise el umbral de la oscuridad ni por un instante. La sujeta con delicadeza, con una solicitud llena de devoción, Beren es inmensamente feliz al ver su familia reunida de nuevo.

Lúthien mira, admira, en silencio cansado da gracias a la vida, al destino que le permitió renacer, sabe que aún queda mucho camino pero su alma limpia y pura conseguirá sus propósitos, ha vencido a todo lo tétrico que la atacó.

Lúthien se cansa todavía, sus seres amados se percatan de las manchas violaceas rodeando sus hermosos ojos, es hora de descansar, las emociones por muy gratificantes fatigan, es hora del reposo. Y la hermosa princesa se retira acompañada por sus seres más íntimos, desde su lecho seguirá oyendo la fiesta organizada sólo para ella y su sonido la transportará a un lugar mágico donde recuperará fuerzas. En su fuero interior ella sabe que algun día no muy lejano se celebrará otra fiesta en su honor, cantará y bailará en la hierba verde esmeralda, acompañada por todos hasta que la luna cansada de tanto alboroteo se esconda para anunciar un nuevo día eterno.credo

Anuncios