untitled

                                  Nim en sus tiempos felices

Pocas veces pongo la tele, ayer me dio por mirarla y ví un documental que me llegó al alma: el señor Herbert Terrace psicólogo de la Universidad de Columbia, especializado en el comportamiento animal, intentando demostrar aún no sé muy bien el qué, decide hacer un experimento con un bebé chimpancé en 1973.

Roba a su madre biológica su casi recién nacido después de haberla convenientemente drogado,(no sea que la pobre mamá le hiciera algún daño) se lleva el pequeño a una familia para criarlo al igual que un niño humano, Stéphanie le daba el pecho, lo mimaban y lo cuidaban. Al ir creciendo, el pequeño Nim se adaptó rodeado de atenciones lo mismo que lo haría cualquier criatura bien cuidada: todo el experimento iba sobre ruedas. Según algunos comentariosle acostumbraron al igual que un humano a beber alcohol y a fumar. El problema empezó cuando Nim a pesar de los esfuerzos no podía hablar, es estúpido pensar que un primate va a obtener de repente el don de la palabra cuando sabemos que sus cuerdas vocales no están capacitadas para formar otros sonidos que los suyos propios. Le enseñaron el lenguaje de los sordomudos con éxito (conocía 129 gestos) pero se olvidaron que un chimpancé siempre será un chimpancé aunque su inteligencia esté muy cerca de la humana ( y a veces por encima de algunos que merecen este calificativo). Tras la culminación del proyecto Genoma Humano, hace ya 9 años, quedó demostrado el poder del conocimiento de los mapas genómicos, los catálogos de genes y las secuencias del ADN que los constituyen, no sólo del genoma humano, sino de cualquier especie. En el ser humano conviven dos dimensiones de distinta naturaleza, una material y otra espiritual, y precisamente esta es la principal de las diferencias entre el hombre y el resto de los seres de la naturaleza. Las secuencias humanas son 98,76% idénticas a las de los chimpancés, claro falta “algo” y ese “algo” fastidió el experimento. Además Nim empezó a morder, es decir lo equivalente a una pataleta, su peso= peligrosidad hicieron que el proyecto se quedara cancelado. Yo no soy psicóloga, pero amo profundamente los animales, descubrí hace mucho tiempo que un animal es violento sólo si se siente en peligro. ¿Qué hicieron los buenos científicos para quitarse el “problema”? Lo más fácil: enjaular a Nim que sin entender absolutamente nada se pasaba el tiempo de mano en mano con estudiantes para su estudio y terminando entre congéneres que no conocía como tales llorando hasta que murió en casa de una farmaceútica. Y ¿cuál fue la conclusión del buen hombre?: “Es ingenuo pensar que puedes cambiar la naturaleza de un animal” No puedo dejar de preguntarme y ¿porqué hay que cambiar la naturaleza de un animal?

¿¿¿Y???

“”Ustedes señores ¿científicos? violaron todas las reglas fundamentales de la ética: robaron un bebé a sabiendas que nadie les iban a reprochar nada, o sea con total y garantizada impunidad, maltrataron y abandonaron un ser vivo, jugaron a ser dioses para intervenir en el sagrado equilibrio de la naturaleza…Total para absolutamente nada… ¡Ah sí perdonénme!, demostraron que el humano puede llegar a un grado de crueldad mucho peor que los animalesDios mío, qué lástima de mundo! Me averguenzo profundamente de pertenecer al mismo género humano que personas de su calaña y me encantaría encontrarme con ustedes para decirles a la cara lo que estoy escribiendo. Vamos a suponer que viene una civilización de otro planeta, es un juego nada más, ustedes tendrán alguien (supongo) a quien aman profundamente y estos seres lejanos eligen a su persona más amada, un hijo por ejemplo, le utililizan de cobaya hasta que le destrozan la vida, dénme  por favor su opinión y según ustedes cual sería su reacción? No señores, no vale decirme que Nim era un simple mono, hablamos de seres vivos…Si tienen un ápice de dignidad y ética (cosa que dudo) creo conocer su respuesta. Lo único que les deseo señores ya que me dí cuenta que todos somos UNO sin excepción es que se reencuentren algún día con los sujetos de sus experiencias e intenten explicarles sus fines. ¿O querían montarse una isla y jugar a ser un nuevo doctor Moreau como en la novela de H. G. Wells?””

Esto señores, es un crimen de lesa naturaleza.

 Por el amor de Dios, de Gaia y el nuestro propio dejémonos de inventos, de experimentos, dejemos la naturaleza tal como es y seamos más tolerantes con las otras especies mal llamadas “inferiores”. Somos todos parte del Universo pero si no existen el respeto, la tolerancia y sobretodo el amor nunca conseguiremos una unión plena con nuestro entorno, no podremos crecer en comunión con el Creador y es nuestra principal tarea, para eso estamos en éste mundo y como nos descuidemos nuestras etapas terrenales no acabarán nunca.

Ignoro lo que me voy a encontrar en mi “paso” pero afirmo que si hay un paraíso de animales, allí quiero echar mi ancla para la eternidad por la sencilla razón que encontraré lo que busco: La sublimación del amor puro y desinteresado.

http://www.treecreativity.com/2011/08/project-nim.html

http://www.periodistas-es.org/cine/el-proyecto-nim-no-apto-para-quienes-respetan-a-los-animales

Anuncios