Bueno mamá, por orden cronológico te toca a tí escucharme, sé que no va a ser fácil, igual sí…Hace tiempo que me dí cuenta que lo que más tememos se resuelve de la mejor forma, nunca hay que preocuparse antes de tiempo. Me va a costar seguro pero tengo que hacerlo por higiene mental, por mi paz interior, por mí, te escribí montones de veces borrando siempre lo que había escrito, hoy no, seré valiente.

Escucha, ¿sabes que entre Tino y tú hay varios puntos en comun? Los dos grandes musicólogos, una vasta cultura, tu santo coíncide con su cumpleaños, os fuisteis con la misma edad…Mamá, te conocía muy poco, no supe entenderte supongo que por falta de madurez sin contar que eras una persona muy celosa de su intimidad y poco amiga de demostrar tus sentimientos. Me está empezando a doler la cabeza, espera que me tomo un calmante. Estoy de vuelta, y no sé por donde empezar…¿Fuíste feliz alguna vez mamá? Tu infancia fue más que dura, cuando murió mi abuela tenías sólo once años, la pequeña de 4 hermanos que pasaban de tí, tus padres se habían separado y apenas conocía a tu padre, te crió un ama de llaves, la buena de Alice y las monjas donde estabas interna saliendo sólo a casa de tante Blanche, habías somatizado tu carencia de afecto y pasabas la mayor parte del tiempo enferma. Decidíste estudiar medicina y especializarte en ginecología, profesión que estuvíste ejerciendo casi hasta tu partida, supongo que te has dado cuenta con que amor guardo la medalla que te dieron, es uno de mis tesoros más preciados porque de tu propiedad tengo muy poca cosa, algunos libros amarillentos, el misal de la abuela, el tuyo y poco más…Te acordarás que me robaron tus joyas cuando te enterrábamos… Mira que han pasado años pero este acto sin nombre me sigue pesando como una losa, no por las joyas en sí, te habíamos regalado la gran mayoría y cobré el seguro, pero siendo hija única eran mías por derecho y las dos sabemos muy bien quien es el culpable…¿Verdad mamá? Algún día sabré yo también la verdad. Me he bloqueado mamá, a ver si consigo empezar de nuevo pero no nos preocupa el tiempo, tenemos toda la eternidad. No sé lo que te paso durante la 2ª guerra mundial, algo muy gordo pero nunca me hablaste de ello; cuando vinieron Loulou y Jeanine ella me lo quizo explicar y le dije tajantemente que si no me lo habías comentado era que no tenía porque saberlo, insistió (sabes como es) y me enfade, hasta Manolo me miró con extrañeza… En eso somos iguales mamá, nos enfadamos pocas veces pero cuando nos ponemos tiemblan hasta las nubes. Me hablabas a menudo de un novio y me enseñabas la foto y cuando deshice la casa encontré una maletita de piel llenita de cartas cuya letra me era desconocida, todo fue quemado en la chimenea menos la cartera. Te fuíste a cuidar niños a Marruecos, (otro enigma) y conociste a mi padre en un concurso de saltos a caballo, perdíste un estribo justo delante de la tribuna presidencial dándote un tozolón de órdago y según me contabas mi padre dijo “quiero conocer a esa tonta” Muy romántico pero duro poco. Os casásteis en la catedral de Rabat con coches de caballos y a todo tren para toda la vida, nací y colorín colorado… ¡Dios! ¿Cómo aguantaste tánto? o es que no te acuerdas cuando corríamos el sillón de la habitación para que él no pudiese entrar? Jamás ví un amor tan masoca, tan permisivo… si traía sus amantes a casa tú aguantabas. Cuando murieron mis hermanos gemelos él no estaba y la que se comió el marrón fuí yo, mira que era bien pequeña pero me fuí andando hasta la casa de la tía Odette, otra vez ¿te acuerdas? te dio un ataque mientra estabas en el jardín, como te ví los pies sucios de tierra me subí a una silla para coger colonia y lavártelos antes de llamar al médico, te llevaron en camilla y nunca jamás se me borrará esta escena, me quedé a cargo de una vecina. ¿Y pretenden que sea normal…? Con casi 13 años me violó el padre de mi amiga Christine, amigo de papá y ninguno de los dos supísteis nunca nada. Sé que me querías mamá pero estábais hechos para tener hijos como yo para ser monja. ¿Sabes lo que me cuesta perdónarte mamá? Es que siempre me echabas la culpa a mí si no te divorciabas… y eso que entonces tenía mi marido y había parido. Estoy sudando mamá, pero he de seguir. Mi época más feliz fue en África, la mayoría del tiempo estábamos solitas, sé que era un bicho consentido (ya despuntaban los genes), íbamos a la playa a coger corales ¿te acuerdas cuando rompí él que más te gustaba? Me enseñaste a leer y a escribir, el catecismo, a ser educada y saber comportarme en sociedad. Me recuerda las monjas que nos obligaban a estar bien rectas : “es que una espalda ha de ser perfecta cuando lleveis un vestido escotado” Mira mamá esas pamplinas me las paso por …..Antes de que se me olvide mamá, y perdóname, pero sabes que tenía mucha relación con la madre de Aurora, gente humilde pero ¡no te puedes imaginar cuánta envidia les tenía!

Esto es peor que un parto mamá… Quiero acordarme de los buenos momentos, porque los tuvimos ¿a qué sí? Eran escasos supongo que por eso me explayo con ellos, mira que nos reímos y nos íbamos por allí, no nos importaba hacer kilómetros con el coche para comprar un simple par de medias de lana ¿te acuerdas? Y las larguísimas charlas que teníamos tú y yo, serias o divertidas nos lo pasábamos pipa, eso claro cuando estábamos solas… Luego se torció todo, empezaste a beber y adiós muy buenas. Te culpaba mamá, hoy te entiendo, fue tu oasis, tu salto a mejor paraiso, mira no quiero extenderme, fue tu decisión pero en aquel momento no lo entendía con el consiguiente rechazo, tendría que haberme esfozado más pero no podia o no sabía mamá.

Se tuvo que ir mi marido para evitar males mayores y me quede entre tú y papá, siendo tú terminal lo primero que preguntabas por la mañana cuando te despertabas era cómo se había levantado el rey y señor de la casa…¿Crees que es normal? Y poco antes de irte sólo le pedías besos a él… Manolo me vino a buscar un viernes, nos fuimos un sábado (necesitaba unos dias para cargar pilas), el médico me aseguró que podían pasar muchos días antes de que te marchases… Lloré todo el viaje…y el lunes de madrugada se habías ido… Bueno sólo tú y papá sabeis la respuesta. Cuando sono el teléfono lo único que me dijo él fue “tu mamá, se acabó” lo juro por Dios. ¿y pretendeis que lleve una vida normal? Te he fallado mamá, hasta cierto punto porque ya no había nada que te salvase… pero sé. Me gustaría llorar y no puedo, pensaba haber hecho las paces mamá pero veo que no sirve nada, mi cerecro bulle como una olla, esto hecha un lío, pensaba que hablándote ganaría algo positivo pero de momento lo voy a dejar, puede que esta tarde o mañana me sienta con más ánimo porque lo terminaré mamá, seguro que no lo volveré a leer pero lo editaré será como un exorcismo contra más de treinta años de dolor, arrepentimiento y dudas.

Estoy de vuelta mamá, decida y fuerte. Veo fotos tuyas, eras muy hermosa, inteligente, culta, amabas a cualquier ser viviente y el día de tu sepelio no cabía la gente en la iglesia y el cementerio, hubo palabras preciosas dedicadas a tí, vinieron personalidades de toda Francia (miemtras tanto entraban en casa a plena luz del día para robarme), aún guardo el libro donde firmaron todos los que te acompañaron… Cuando volvimos noté tu presencia y al día siguiente jueves,a las 19h 07 minutos te fuiste. Nosotros regresamos a Barcelona el viernes, sólo deseaba volver a mi casa, a mi ambiente de paz con mis animales. ¿Te acuerdas del último regalo que te hicimos para Navidades? Aquel caniche toy loco de remate que al final tuvimos que sacrificar por agresivo…No me quede con nada “valioso” tuyo mamá, todo desapareció contigo. Hay muchas cosas que no entiendo todavía mamá, cuando intenté suicidarme con 14 años ¿porqué no me llevastéis a un especialista? eras médico mamá y sabías cómo funcionan estas cosas.

No sé donde estás mamá, si has vuelto o si te quedaste a mi lado… Gracias al amor de mi marido pude resurgir pero me costó.

Me parece que me he descargado, lo más duro será clicar en “publicar” pero con este gesto me terminaré de purificar. No te reprocho nada mamá, sólo te pregunto, ahora he crecido como persona y entiendo muchas cosas, tú tenías un destino muy peculiar, cada ser somos diferente pero puedo decir que nunca te entendí. Sólo deseo que estés porfin feliz porque ¿sabes mamá? creo que a pesar de todo me querías y mucho, lo mismo que yo a tí. El amor aunque a veces necesite un mínimo de entendimiento siempre queda aquí, eterno y único. Cuando cayo Manolo intenté redimir mis fallos hacia tí cuidándolo ya sabes hasta que punto…

Por cierto mamá te fuiste un 15 de septiembre de madrugada, en Francia es el día de la Dolorosa ¿una casualidad?

 

Anuncios