chicos-traviesos-gamberradas-inocentes-16

Benditos santos inocentes ¡¡¡ ¿Cual de los dos lo es más? Benditas las criaturas de la tierra!!!

El 28 de diciembre se celebró el día de los Santos Inocentes, es un día en que la gente suele gastar bromas a veces de dudoso gusto…

Pero ¿quién se acuerda de los auténticos Santos Inocentes? Siempre recordamos a los niños asesinados por orden de Herodes temeroso de perder el poder hace ya muchísimos años pero ahora cada día del año se repite la historia… Cada día son asesinados niños esclavos del sistema moderno, explotados en nombre del progreso, niñas vilipendiadas obligadas a prostituirse, niños humillados sin un ápice de piedad y a los cuales no se les reconoce ni el nombre de humano… Niños abocados a una lenta agonía física, dejando su frágiles cuerpos consumirse bajo la férula de unos desalmados en todas las partes del mundo. Niños con el corazón y el alma rotos sin entender y habiendo perdido su sagrada inocencia antes de disfrutar de ella. Niños muertos en vida cuyos ojos miran sin ver agotados de tanto intentar cambiar su destino y que ya han tirado la toalla… Todos los grandes sabios e iniciados hablaron de los niños como algo intocable y sagrado, Jesús el más cercano a nuestra cultura dijo que “maldito o maldigo él que ofenda a un niño”

Los niños son siempre las víctimas más propicias en tiempos revueltos y deshumanizados, son los más afectados cuando algo falla en el orden mundial. Que existan ¿madres? recién paridas cápaces de tirar a su hijo en una basura en nuestra época es monstruoso, sin embargo las hay y seguramente más de lo que pensamos; la hiena animal maldito y considerada de subespecie cuida de sus pequeños con amor y esmero, entonces ¿somos peore que ellas? ¿Hay alguna hembra perteneciente a la extensísima fauna de nuestro planeta capaz de abandonar a su prole? NO, sólo las hembras humanas podemos actuar de este modo antinatural, muchas fuímos madres y a la mayoría de nosotras no nos cabe en la cabeza sobretodo ahora en que se protegen a las madres solteras, se las ayudan o incluso tienen la opotunidad de dar su niño en adopción. Sé de buena tinta de lo que hablo, hace unos 30 años las instituciones en general clericales pedían a cambio una fuerte suma de dinero, (unos 2 miliones de pesetas) que según ellas “respaldaban” al niño, entonces no sabíamos tanto como ahora pero  hoy me doy cuenta de muchas cosas… Luego intentamos tener un niño en acogida, también trabas más trabas. Ahora están los desahucios en pleno apojeo, familias muy normales se encuentran en la calle, fuera de su entorno habitual, ¿cómo explicas a tu hijo los líos de la crisis? Muchos padres pecaron de demasiado espléndidos cuando todo iba bien, ahora toca enseñar a los peques y no tan peques que no está la cosa igual, no juzgo, supongo que hubiera sido muy mala madre-educadora y como abuela más vale que me calle, ¡si darías la vida por tus retoños!

Ahora las adopciones se realizan en países extranjeros, ¡¡¡cómo si aquí en España no hubiera criaturas desamparadas!!! Es indignante. Que si el dinero, que si la edad y montón más de impedimentos tan absurdos que no cuelan ya. Mientras tanto inocentes que no tuvieron la oportunidad de elegir están a la espera de unos brazos amorosos que les acojan. No todos tenemos la suerte de nacer en una familia normal…

Me cuesta escribir, pero es necesario denunciar, quiero aportar aunque sea ínfimo mi granito de arena. No digo que en los niños estén maltratados en los centros de acogida ni mucho menos, pero “compartir” en los primeros años la atención, el amor entre muchos otros no da el mismo resultado, la culpa no es de los cuidadores que no pueden multiplicarse, ellos también tienen una vida y estoy convencida que hacen lo mejor que pueden.

Y ni siquiera hablaré de los malos tratos físicos y psíquicos…Sólo diré que me dejen a mí una temporadita estos…..es que ni sé cómo calificarlos.

¿Y qué será de estos niños si llegan a adultos? No quiero ni pensarlo. Tengo dos debilidades: los pequeños y los ancianos por la sencilla razón de que son indefensos, los adultos sinceramente me traen sin demasiado cuidado.

Me viene a la cabeza, cada vez que se toca este tema una película del año 1976 dirigida por N. Ibañez Serrador, me acuerdo haber tenido una discusión un poco fuerte con mi esposo (que al final se rindio a mis argumentos) al dar la razón a los niños…Y tengo que mencionar otra película, joya mejicana de Luis Buñuel “los olvidados”.

Seamos más humanos, no sé si llegaré a ver el cambio en este viaje pero pensemos en “el trigo verde” que mañana puede cambiar la faz de la tierra.Captura3

Anuncios