imagesCAO9MUPD

 

 

Ayer celebración de la Purísima, la Virgen por antonomacia; pocos días antes había leído dos artículos muy interesantes sobre la sexualidad y la igualdad entre mujeres y hombres; llegando a una conclusión: ¿Porqué le damos tantísima importancia a la virginidad física de las féminas?

El himen femenino es una simple membrana elástica que se puede romper con mucha facilidad, montando a caballo por ejemplo, o muy resistente con las concecuencias nefastas de la primera experiencia sexual. Algunas chicas han necesitado ayuda ginecológica para evitar males mayores para los dos. La virginidad es una forma de demostrar que somos el monopolio del hombre, que somos de su propiedad llegando a subastarse… ¿Porqué no exigimos nosotras también la virginidad del hombre???

Aún en nuestro tiempo muchos hombres dan una importancia vital a ejercer este derecho de desflorar a la novia, de ser el primero…No saben pobres ilusos que hay muchas formas de disfrutar del sexo (cosa tan importante o más) sin la penetración vaginal, su ego de macho les impide ver más allá. ¿Cuántas parejas han disfrutado sin tocar aquél tesoro? sin embargo saben más de juegos eróticos que nuestros abuelos.

En algunas tribus de Africa Ecuatorial el padre se encarga de desvirgar a sus hijas antes de la boda, considerándolo un acto impuro y tabu. Muchas etnias dan una gran importancia a que la novia tenga intacto el himen: los gitanos enseñan “la rosa en el panuelo” y ¿si no llega a sangrar como ha pasado alguna vez?

Muchas mujeres se han casado virgen y se han largado con viento fresco o simplemente han puesto más cuernos a su marido que en un rebaño de miuras, otras sin embargo después de alguna experiencia fueron parejas perfectas. Muchas chicas de religión intransigente, para poder casarse, vienen a Europa a que algún médico le reconstruya una virginidad, otras han cogido infecciones terribles para intentar aparentar ser intactas. También hay parejas que se han prometido llegar puros al matrimonio y siendo un deseo de dos es hasta tierno. Cada ser humano es un mundo y dueño de sus decisiones.

 En serio ¿tán importante es la virginidad para demostrar a nuestra pareja que somos sólo suyas para siempre jamás, antes y después?  ¿Porqué dar tanta relevancia a algo tán trivial? ¿Todo el amor de nuestro futuro, su respeto, dependen de “”éso””?

O sea que el hombre cuantas más mujeres más macho sin embargo si se trata de una mujer la cosa cambia totalmente, es más o menos una  hetaira. Ni una cosa ni la otra, los dos tenemos el derecho a disfrutar de nuestra sexualidad plenamente, tiene la mujer el mismo potencial que el hombre, no es una fábricas de niñ@s y menos aún un juguete sexual . Incluso para los más pudibondos y retrógrados que piensen sólo un momento que si el Creador le ha dado un cuerpo receptivo al placer por algo será. Sí Él no lo hubiese visto bien la habría hecho de otra forma.

 Está claro que somos diferentes ya que un adolescente no piensa ni reacciona igual que una chica, las mujeres siempre hemos tenido esta “vena romántica” que nos implica más y no se puede caer en una promiscuidad y sus consecuencias nefastas.

Lo verdaderamente importante es el presente, el futuro, la convivencia y el amor desde un espíritu puro y sí, virginal.

Intentemos educar a nuestr@s hij@s en igualdad desde nuestros cuerpos y nuestros corazones.

Captura11

 

 

 

Anuncios