Quiero aprender a amar sin dintinción, ya es hora y quisiera estar preparada antes de que sea demasiado tarde. Confieso tener un carácter de mil demonios y la mala costumbre de exteriorizarlo: mea culpa. Quiero cambiar el chip. aprender a ser más comprensiva con los demás, nadie cae bien a todo el mundo, es un hecho, nos formamos expectativas creyendo que este o aquel es la persona perfecta, por desgracia eso es una utopía y cuando nos damos cuenta de ello, este ser tan válido como cualquier otro cae estrepitosamente al suelo y caemos en la grave falta de juzgar. ¿Porqué somos tán intransigentes? Aquella persona es como es, la equivocación es nuestra y creo sinceramente que antes de juzgar tendríamos que hacer un examen de consciencia a fondo: nosotros somos los que fallamos montándonos una película muy lejos de la realidad, nadie está a salvo de defectos lo mismo que de cualidades. No existe el mal al 100/100 lo mismo que el bien.

Como decía antes digo lo que pienso, desde siempre y no es bueno, puede que algunas personas se sientan bien después de soltar verdades como puños, pero yo no…Me siento francamente mal porque sé que hago daño, hiero a mi “contrincante” que sólo es culpable de no ser tal como me lo había imaginado. Y confieso humildemente que me quita el sueño y me siento fatal conmigo misma.

Hablamos de amor, tolerancia y respeto como si fuésemos a comprar salchichas, por lo que a mí respeta me siento una perfecta hipócrita por la sencilla razón que a la vuelta de la esquina me destapo, cojo el teléfono o descargo mi ira en quien, supuestamente me ha defraudado.

Lo curioso es que sé que no tenemos derecho a juzgar y mucho menos a intentar cambiar la personalidad de los demás. ¿Orgullo? ¿Ego? ¿Fariseo disfrazado de humilde?.

Lo único que sé perfectamente es que me queda tantísimo camino que tengo ya la lengua fuera del cansancio y el alma muy dolorida; he metido la pata una y otra vez en nombre de una verdad que era en aquel momento inútil y un ego fuera de lugar.

Sólo pido tener la vida suficiente para cambiar y ser más humilde y receptiva a lo bueno de esta vida que me ha tocado.

Anuncios