“Todo lo que hagáis al más pequeño me lo hacéis a mí.”

Quiero hablar de Panchito Jalea, este gatito de unos 9 meses enfermo de ataxia ( descoordinación motor), vive en Santiago de Chile y sin proponérselo me hizo recuperar un poco la fe en mis congéneres.

Lo encontraron en la puerta de una clínica veterinaria envuelto en un gorrito de lana y se lo quedaron hasta que llegó su hada madrina Laura. A través del blog “una de gatos” teníamos noticias de él hasta que su enfermedad empeoró ya que es degenerativa. Lejos de abandonar la lucha todos en casa redoblaron los esfuerzos y Laura abrió un blog para mantener viva la esperanza porque el amor no necesita de estimulantes. Es una lámpara que jamás se apaga.

http://panchitojalea.blogspot.com/

¡Cuánta ternura amorosa!

Y empecé a reflexionar sobre nuestra condición humana, si personas como Laura y su familia pueden hacer tantísimos esfuerzos para un gatito no todo está perdido, el AMOR puro y duro sigue vivo en el corazón de mucha gente.

Lo que pasa es que “los malos” son conocidos con nombre y apellidos, son ruidosos y devastadores mientras que “los buenos” son anónimos como Laura, obran en silencio repartiendo actos maravillosos sin aspavientos y una entrega absoluta.

Y que como ella hay miles de seres ejerciendo en la sombra, dando lo mejor de si mismos.

¿Verdad que reconfortan? ¿Verdad que hacen que la vida sea más hermosa?

Ellos, todos ellos, estos seres de luz interior no pasarán a la historia de la tierra pero quedará grabado su nombre en el Cosmos porque son eternos, lo mismo que el amor mientras que estos monstruos verán impreso su nombre en los anales históricos como seres malignos y desprovistos de consciencia.

La bondad y el amor, la compasión y la tolerancia son eternos. El corazón puede ganar cualquier batalla y nos ayuda a recuperar la confianza en el ser humano.

A todos gracias por ser como son, el Universo y Gaia se regocijan de su creación

5711262798682026865

Dedicado a los que buscan corazones que aman de verdad porque encontrarán. 

Anuncios