El Mahabharata está considerada la Iliada de la literatura hindu.

 La primera atribuida a Viasa era en principio un poema épico dedicado a relatar una guerra entre dos pueblos.

En el curso de los siglos, el poema primitivo fue aumentado poco a poco; leyendas, relatos, simples episodios extensamente explicados, hicieron del Mahabharata, en el correr de los tiempos, la epopeya más vasta, no solamente de la literatura hindu, sino de todas las literaturas. Consta de más de 215 000 versos. Se empezó a escribir hacia el siglo VIII antes de J. C. y sus últimas parte fueron escritas hasta los primeros siglos de la era cristiana.

El Mahabharata contiene alabanzas hacia los dioses, entre los cuales Vichnú se considera el principal, de narraciones de batallas, de episodios patéticos y de invenciones de fantástica grandeza. El Mahabharata es un conjunto de composiciones poéticas, sin unidad de metro ni de forma, y canta la gloria de la dinastía lunar.

Trata de los cinco hijos del rey Pandú, casados todos con una sola esposa, Dropadi, que luchan por el imperio del Doab contra los Koravas o Kauravas, hijos de Dhritaratshtra, y triumfan después de muchas batallas.

El primer libro Adi-Parva explica la genealogía de las familias rivales, los Koravas y los Pandavas.

El rey Pandú tiene dos mujeres, Kunti y Madri, pero un brahmán lo había maldecido con no tener descendencia. Sus dos mujeres  tienen cinco hijos de diversos dioses: los héroes del Mahabharata,sus nombres son: Yudhishtira (el animoso), Arjuna (el brillante), Bhimasena (el terrible), Nakula y Sahadeva.

A la muerte de Pandú, sus cinco hijos son recibidos en la corte de su tío ciego Dhritaratshtra, quien tiene seis hijos propios. Pero los hijos de Pandú están dotados, los cinco, de una fuerza invencible y de grandes cualidades morales,  son víctimas de los celos y odio de sus primos, quienes prenden fuego a la casa donde viven los cinco hermanos.

Logran escapar conducidos por Bhimasena, el terrible:” dotado de una fuerza prodigiosa, cogió a Kunti, su madre, en sus hombros, a dos de sus hermanos alrededor de la cintura, y a los otros en sus manos y huyó, derribando y aplastando árboles, terrible y rápido como un huracán”. (sic)

El rey Draupada organiza un suayambara, especie de torneo, en el que ofrecía como premio la mano de su hija Dropadi y se presentan los cinco hermanos a luchar. Arjuna es declarado vencedor al ser el único de los contricantes capaz de doblar el gigantesco arco y dar en la diana. Todos los hermanos se enamoran de Dropadi y una voz celeste declara que la princesa será esposa de los cinco que fundan en honor de Indra una ciudad llamada Indraspatha.

Arjuna, al ver las numerosas querellas entre sus hermanos por la esposa se marcha y hace el voto de vivir doce años en soledad y silencio.

Yudhishtira, extiende su soberanía en el valle del Ganges, mientras Bhimasena mata a un rajá durante un sacrificio.

Uno de los primos celoso de ellos pide a su padre Dhitarashtra que los invite a su palacio de Hastinapura. En el viaje Yudhishtira, pierde a los dados su ejército, sus hermanos terminan encadenados, Dropadi esclavizada y Duryodhana la ultraja en público…Como castigo por su infamia Dhitarashtra ordena que la liberen asi como a los cuatro hermanos pero Yudhishtira pierde de nuevo a los dados y de nuevo todos son hechos prisioneros. Duryodhana los condena entonces a un destierro de 12 años durante los cuales vivirán escondidos en la selva y a renunciar a sus orígenes.

Mientras tanto Arjuna, el de los brazos fuertes, había ido a ver a Sakra, rey de los Suras y a Sankara, dios de los dioses llevando el arco de Gandara y su propia espada con puño de oro. Se dirigió hacia el Himalaya y en su cumbre decidió someterse allí a una terrible penitencia. Hara Siva bajó a la tierra disfrazado de cazador y salva la vida del penitente matando un jabalí, reencarnación de un hijo de Danú, llamado Muka; los dos por cobrar la pieza se ensartan en una terrible batalla. Arjuna reconoció por fin al dios y le imploró su perdón con humildad. Bhava, satisfecho le predijo que ganaría cualquier batalla aunque fuera contra un dios.

A continuación Indra envía a Arjuna su cochero Matali para que lo transporte al cielo, después de un viaje maravilloso y mágico Arjuna vuelve a la tierra.

 Al cabo de un tiempo, tuvo fin el destierro de los Panduidas. Fueron a vivir a la corte del rey Virhata, donde ejercieron modestos oficios. Pero prestaron a Virhata un magnífico servicio con ocasión del ataque de la ciudad por los Koravas. Arjuna tomó su vestidura, cogió su potente arco, y con su sola su presencia, los enemigos huyeron aterrorizados.

Arjuna dio a conocer a Virbata su verdadera condición de héroe y este le ofreció a su hija y le prometió ayuda para reconquitar su reino.

Libraron contra los Koravas una batalla terrible, cinco cantos del poema están consagrados a la batalla de Kuruksetra que duró 18 días. Los Koravas quedaron exterminados, lo mismo que los cien hijos de Dhitarashtra. Éste se entregó en el campo de batalla con las mujeres y las hijas de sus hijos. Aquel grupo lamentándose fue al encuentro del ejército de los Panduidas y el anciano rey se reconcilió con sus sobrinos. Yudhishtira cayó en una profunda tristeza y pensó marcharse a hacer penitencia pero se le apareció Viasa, su abuelo que reanimó su fuerza.

En el campo de batalla de Kuruksetra, la reina Ghandari, enloquecida por la pena, maldijo a Krichna. Esta maldición entonces se cumple: Krichna, rey de los Yadavas, muere a manos de un cazador, después de haber asistido a la matanza de sus ejércitos, Yudhishtira manda quemarlo con todas sus mujeres***.

Yudhisthira deja la ciudad acompañado de sus hermanos y de Dropadi y vuelven al bosque. 

Atraviesan muchos bosques, ríos y campos y llegan al Monte Merú de nieves perpetuas y empiezan su ascensión hacía el país de la paz infinita. Dropadi muere la primera; después cuatro de los Panduidas.

Al quedarse solo, Yudhisthira seguido de su fiel perro camina hacia el cielo, Indra le ofrece entrar en el cielo pero sin su perro,que es una encarnación de Yama, dios de la muerte y su padre . Yudhisthira se niega e Indra cede.

En en cielo se extraña al ver a todos sus enemigos y ninguno de su familia

Se entera de que los Panduidas están en los infiernos y va a reunirse con ellos, impresionado por los lamentos  de sus hermanos y de su esposa, renuncia a volverse al cielo y prefiere quedarse con ellos. 

Después de un tiempo Indra, Yama y los otros diosos bajan al infierno permiten al héroe llevar consigo a los otros hijos de Pandú; los hermanos vuelven a su estado de seres divinos, como eran antes de morir.

*** (Se ha perpetuado casi hasta nuestros días la costumbre de estos odiosos sacrificios de las mujeres cuyo rajá hubiera muerto. Todo hace creer que el origen de esta práctica bárbara es la fe ciega de los pueblos indos en los poemas védicos —que todavía tienen la autoridad de verdaderas leyes en varias comarcas de la India—.) (sic)

Comic del Mahabharata

Leí hace muchos años esta epopeya y he intentado resumirla, las descripciones son maravillosas pero larguísimas, de allí su extensión y el porqué de mi omisión.

Se ha traducido en numerosos idiomas e incluso se publicó en forma de comic

Deseo que les haya entretenido y cambiado de las epopeyas occidentales que todos conocemos más o menos.

Pero todas tienen en común el amor, la ética y la moral intachable de los héroes con el consiguiente final que en la ficción siempre triumfa el bien sobre el mal.

¡Ojalá fuera igual en la realidad!

Anuncios