Todo lo que nace muere, es un hecho que vemos amenudo durante nuestras vida, todos hemos perdidos seres amados, los hemos acompañado en su último viaje y siguen vivos en nuestra memoria amorosa. Aunque algunos no tengamos ningún miedo siempre queda la incógnita de lo desconocido, del qué habrá, qué pasará y a donde iré, somos humanos y es normal que nos preocupemos, en general lo desconocido nos inquieta. Pero nos tenemos que mentalizar que la muerte es inevitable, forma parte del nacimiento y del transcurso de la vida.

Muchos doctores en medicina,psiquiatras, metafísicos y estudiosos del esoterismo han hablado y escrito sobre el tema, ahora están reconocidos pero al principio les tomaban por chiflados. Después de años de investigaciones vamos tomando consciencia de lo que representa la muerte y cada uno la interpreta a su manera o a su comodidad pero nadie puede negar de que es una realidad ineludible.

El ser humano está constituido por  un gran contenido de agua en el cuerpo, /un 75%/ y el resto sangre,proteínas, grasas y sales minerales como: fósforo, hierro, magnesio, calcio, etc. El valor de estos elementos no es mayor de 3 dólares y éste es el valor material de nuestro cuerpo. ¡Cuán poco valemos! Materia (cuerpo)  vida = muerte.

Las religiones nos han machacado, cada una a su modo con la muerte, unas dándonos miedo para moldearnos a su antojo hablándonos de un Dios Juez Supremo, del cielo y el infierno. Nos dicen que nos reencontraremos con nuestros seres amados para la eternidad según nuestros actos.

Otras hablan de una reencarnación en cualquier persona, animal o vegetal según nuestro comportamiento.

Pero no hay, por lo que dicen, ni un solo ser que se escapa de la quimera del castigo divino si actuó mal.

Gracias a experiencias vividas y estudios exaústivos vamos enterándonos de la realidad o al menos sabemos un poco más.

Muchos han padecido la muerte clínica o temporal que consiste en la detención del latido cardiaco y de la respiración sin que se produzcan lesiones cerebrales, todos los que vivieron esta experiencia coínciden en las mismas sensaciones aunque sean de raza, edad, sexo o idioma diferentes.

Abandonan su cuerpo, planeando encima, viendo cómo se encuentran libres pero sorprendidos, se dirigen hacia una luz y  retroceden, algunos por decisión propia, otros al recibir la orden de que vuelvan para terminar su cometido actual; nadie habla de miedo, dolor o angustia, incluso muchos desean volver a vivir la experiencia debido al bienestar que sintieron.

Y todos se regocijan del inmenso amor experimentado…

No dejan de ser muy curiosas estas coíncidencias imposibles de amañar.

He aquí algunos de los muchos testimonios:

” Pude ver algo como siluetas esperando por mí y todo era paz y dicha pero de pronto ya no pude seguir”

“Me sentía liviana, ligera y muy feliz, con más paz que nunca”

“Comencé a distinguir una luz como dorada al final”

“Al volver a mi cuerpo pregunté donde estaba ese chico que me sonrió y me dijeron que no habia nadie aparte de ellos y ahi empecé a investigar sobre esto .. ¿quién habrá sido ese chico que nadie vio? ¿por qué me sonrió ?”

Tras este proceso quienes lo han experimentado pierden el miedo a la muerte; no desean morir, pero se toman las cosas con más calma, serenidad y filosofía y en cierta medida son más felices.

Los niños, los ancianos y los enfermos terminales aceptan la muerte como un hecho casi deseado: el niño con su inocencia infantil, el anciano con sus largos años vividos y el enfermo terminal con la resignación de la impotencia de luchar.

Tras este proceso quienes lo han experimentado pierden el miedo a la muerte; no desean morir, pero se toman las cosas con más calma, serenidad y filosofía y en cierta medida son más felices.

El doctor en medicina y filosofíaRaymond Moody ha investigado profundamente el tema. /Dejo una página referente a este pionero al final de la entrada/

La doctora Elisabeth Kübler Ross psiquiatra suizo-estadounidense, fue una de las mayores expertas mundiales en la muerte, personas moribundas y los cuidados paliativos. Me regalaron un libro escrito por ella en el peor momento de mi vida y fue un baño de consuelo esperanzador “La muerte un amanecer” que presto cuando sé que puede ser útil a otras personas y cosa extraña siempre me lo devolvieron con una nueva energía. Lo recomiendo a todos lo que han sufrido una pérdida dolorosa.

Todo este proceso tiene varios nombres pero todos con el mismo significado.

La Metempsicosis es un término filosófico griego referido a la creencia en la transmigración del alma de un cuerpo a otro, posterior a la muerte. Esta creencia fue difundida por las sectas de los órficos y de los pitagóricos y fue aceptada por Empédocles, Platón, Plotino y los neoplatónicos. Ya entonces se consideraba que la muerte no era un final.

La Reencarnación es una doctrina popular entre las religiones referentes al Dharma del Este como el Hinduismo y el Budismo en donde un individuo viaja de un cuerpo a otro después de su muerte, pudiendo ser este el de un humano, un animal o una planta.

La Transmigración es la palabra más apropiada y la más usada.

Ahora bien, muchos nos preguntamos si podemos elegir nuestra próxima reencarnación, se nos presentan para brindarnos la oportunidad de resolver ciertos asuntos y/o aprender las lecciones que tenemos trazadas para nuestras vidas.  Nos preguntamos amenudo porqué no podemos recordar nuestras vidas pasadas,pero es necesario para no interferir en nuestras decisiones actuales y seamos capaces de actuar libremente de acuerdo a las circunstancias que se presenten y crecer mediante ellas. Algunos tienen la teoría que pertenecemos a un grupo definido de almas, que trabajamos juntas encontrándonos una y otra vez y en roles diferentes, de ahí que sintamos atracción o rechazo ante alguien desconocido sin motivo aparente, y es que percibimos en algún nivel de conciencia el influjo de alguna relación en una vida pasada, de allí el concepto de almas gemelas

Hay dos tipos de almas gemelas, las kármicas y las dhármicas.
Almas compañeras kármicas: aquellas con los que puede haber cierto antagonismo, debido a que tenemos asuntos pendientes que resolver que proceden de otras vidas. La clave para liberarnos de esta relación es el perdón.

Almas compañeras dhármicas: aquellas que se acercan a nosotros porque tenemos temas que trabajar juntos, pero desde la afinidad y la ayuda mutua. Puede haber vidas pasadas juntas pero sin que haya conflictos previos, ella se siente automáticamente atraída hacia ellas.

¿Quién no ha sentido que conocía aquel lugar o visto esta persona en particular.?

Tal vez tengamos que volver una y otra vez hasta encontrar esta otra mitad nuestra.

Todos poseemos el libre albedrio en nuestra vida, forma parte no de la materia sino del alma. ¿Porqué no podemos elegir en quién o en qué volvemos? Depende de nosotros aprender más o menos, de nuestro nivel de conocimiento y de nuestros actos anteriores buenos o malos, la reencarnación no es un castigo sino la adquisición del Conocimiento.

Si nos preocupamos tanto por aprender hasta tener problemas mentales siempre no queda la Regresión

Brian Weiss prominente médico psiquiatra, es un experto en Regresiones y escribió varios libros de testimonios fehacientes, ahora se dedica a dar conferencias para darnos una luz de esperanza.

No tiene ningúna relación con la práctica de espirítismo, trampa a veces peligrosa en demasiadas ocasiones y soy partidaria de dejar las almas en paz para que puedan cumplir su labor.

Si hemos llegado a un cierto nivel podemos intuir la presencia diáfana de almas protectoras, no es necesario que las reconozcamos, son enviadas para ayudarnos a aprender y crecer. En momentos de desesperanza absoluta algunas personas llegaron a sentir físicamente estas presencias, algunos los llaman ángeles, fantasmas pero son simplemente compañeras de viaje.

Se ha manipulado hasta la saciedad este tema con películas, series y libros, algunos con seriedad y otros desde un punto de vista de vista cercano a la frivolidad pero no es un asunto badalí, forma parte de todos nosotros.

Un libro absolutamente extraordinario y conmovedor que recomiendo: “La troisième oreille de Belline, ignoro si está traducido.

 Muchas vidas, muchos maestros ” de Brian Weiss es también uno de mis preferidos.

“La búsqueda de Bridey Murphy” de Morey Bernstein, hombre de negocios e hipnotizador de Pueblo (Colorado)publicó este libro en 1956, fue una de las primeras novelas escritas sobre la regresión y causó un enorme revuelo. 

Todos hemos asistido a algún ser amado en su agonía y es recomendable ayudar al moribundo, coger su mano, hablar con él, darle permiso para marchar, hacer que este paso tán crucial sea de lo más sencillo, sin dramatismos ni traumas (ya tendremos tiempo de llorar) y entregarle dulcemente a los que le están esperando.

Nadie sabemos exactamente la verdad pero estoy convencida que algún día la sabremos. De momento procuremos hacer las cosas bien, amar y ¿porqué no? ser felices.

No sé si ha sido esta entrada un plomo, si ha ayudado un poco o si ha sido interesante, lo único que he procurado ha sido desde el máximo respeto hacer el relato de una experiencia adquirida a lo largo de mucha investigaciones desde jovencita durante años buscando una respuesta. He vivido experiencias personales antiguas y recientes, sola o acompañada que no vienen al caso; sólo he pretendido exponer una opinión. Mañana si puedo escribiré sobre cosas dejadas en el tintero. Gracias si no me juzgan, he escrito desde la más absoluta sinceridad.

http://www.grupos-renacer.com/Downl/Vida-Despues-Moody.pdf

Dedicado a Varín, uno de mis maestros con mi amor agradecido.

Anuncios