VALOR: una palabra corta, de sólo cinco letras que tiene múltiples significados.

Por desgracia es también una palabra que se ha ido perdiendo por culpa de la indiferencia del ser humano demasiado preocupado por cosas inútiles y superfluas. El valor humano va desapareciendo en la vorágine de nuestro entorno, a la mayoría de las personas nos importa más un desmesurado consumismo sin fijarnos en las cualidades de cada uno. Hemos perdido la visión objetiva de lo verdaderamente importante de nuestras vidas, sólo perseguimos una forma de existencia superficial sin pararnos a medir lo primordial pasando de largo sin ver los pequeños detalles que nos harían la vida mucho más placentera, cosas gratuitas, dones que son auténticos regalos prefiriendo fijarnos en precios o valores mercantiles, olvidando que muchas cosas que están a nuestro alcance no tienen precio y que ni se compran ni se venden, sólo las tenemos que saber apreciar cuando están a nuestro lado.

Pero estamos más interesados en posesiones materiales que nos dan la oportunidad de destacar cara la galería, del qué dirán o por el simple placer de provocar envidias…Nos empeñamos en demostrar lo que muchas veces no somos con el consiguiente vacío y en juzgar por el aspecto exterior.
¿Porqué no dedicar unos minutos de nuestro precioso tiempo en meditar, admirar un bello paisaje o simplemente disfrutar de una buena charla con nuestros seres queridos? ¿Porqué no pararnos un momento para hacer un buen examen de consciencia y determinar lo que más importancia tiene en nuestras vida?

Pero no, vamos corriendo a ningún sitio concreto dejando que se desperdicien nuestros momentos y cuando nos demos cuenta será demasiado tarde para volver atrás. Habremos malgastado nuestras diferentes etapas vitales sin la oportunidad de enmendar nuestros errores, el tiempo no perdona…

Tengamos el corage /valor/ de  valorar las cualidades /valores/ interiores nuestras y de los demás olvidándonos de los bienes materiales /valores económicos/.

Nunca conoceremos a fondo a nadie ni siquiera a nostros mismos por las apariencias.

“Dime cuanto tienes y te diré cuanto vales”, hagamos que este proverbio se olvide en pro de  “dime cuantos valores interiores tienes y te diré cuanto vales”.

Friedrich von Wieser afirma que el valor natural es totalmente independiente del valor económico, estar sin recursos materiales no significa estar sin  axiología /valor humano/

Seamos más humanos, hagamos que esta simple palabra VALOR vuelva a nuestra forma de vida en su significado más hermoso:  honestidad, lealtad, identidad cultural, respeto, equidad, solidaridad, tolerancia 

Tendremos más VALOR para sortear los obstáculos del día a día y seremos mucho más felices, ricos y agradecidos a la vida.

                                   Dedicado a Cristina

Anuncios