¿Quién se imagina unas fiestas navideñas sin Villancicos?

Durante la Edad Media se empezaron a incorporar los Villancicos en los festejos navideños y se popularizaron durante el Renacimiento.

Se interpretaban durante los banquetes pero en 1552 los puritanos británicos los prohibieron aunque la costumbre volvió con Carlos II en 1660, no se reimplantaron hasta la época victoriana.

Se les llamaba cantigas o canciones y se interpretaban en cualquier fiesta.

Los Villancicos españoles y su origen:

Eran de origen mozárabe tales como el zégel y alternaban el solista con los coros. Se llamaban entonces cantiga de estribillo o cantiga de refram galaíco portuguesa y no eran especialmente dedicados a la Navidad.

La mayor recopilación se llama “Cancionero de Palacio” (1474-1516) y el principal compositor fue Juan de Enzina.

Otras recopilaciones importantes son: el cancionero de la Combina (1490), el de la Sablonara, el de Stuñiga o de la casa de Medinacelli acompañados de vihuela y en el XVII de guitarra.

A la mitad del siglo XVI las autoridades eclesiásticas promovieron este tipo de canto para celebrar la Navidad y el Corpus Christi. Los principales cantorales fueron “el del Duque de Calabria o Uppsala” conservado en la ciudad del mismo nombre (Suecia), “el cancionero de Medinacelli” y “las canciones y Villanescas Espirituales” de Francisco Guerrero.

El Villancisco también se abre camino hacia otras formas artísticas como el teatro en la obra de Gil Vicente o “la Novela Pastoril” con Jorge de Montemayor. Santa Teresa compuso algunos poemas del mismo estilo.

Gil Vicente

En el XVIII el Villancico es acompañado por hasta 8 solistas, 2 coros, un arpa, un violón y órgano. Entre muchos otros músicos destacan Cristobal Galán, Juan Hidalgo y Sebastián Durón.

El siglo XVIII marca la decadencia del género dejando el sitio a la ópera italiana o complicándose con la intención de imitarla. Las obras de Antonio Soler son las más recordadas.

En 1765 se prohiben los Villancicos.

La costumbre proviene fundamentalmente en el siglo XIX

Los autores españoles de dicho género fueron: Juan de Enzina, Pedro de Escobar, Franscico Guerrero, Gaspar Fernándes y Juan Gutierrez de Padilla.

Ahora las familias tienen por costumbre interpretar estos lindos cantos para celebrar la Navidad y en todos los pueblos y ciudades resuenan durante esta época.

Los niños acompañados de adultos recorren las casas obsequiando a los vecinos con sus cantos.

En todas las iglesias resuena ese homenage al Niño.

En todos los colegios la fiesta de Navidad termina con la interpretación de Villancicos por los alumnos

En muchos teatros se puede disfrutar de conciertos dedicados a este género.

La mayoría de los artistas célebres han grabado una larga lista de Villancicos populares.

Una bonita tradición muy antigua que alegra las fiestas y donde se unen las voces de grandes y pequeños delante del Belén o el Árbol engalanado.

¡Anímense durante estas fiestas, se les alegrará el corazón.!

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios