Muchos animales forman parte del espectáculo principal de los circos, hecho denunciable por la sencilla razón que son para nuestra diversión. Detrás de su exibición hay terribles historias de malos tratos y nadie pone remedio a estas injusticias, las víctimas están obligadas a hacer actuaciones anti-naturales amenudo dolorosas.

Los animales como los elefantes pasan años con las patas encadenadas, apretados en camiones e imposibilitados para echarse o cambiar de postura, son sumamente sociables en libertad, en un circo se les obliga a una soledad terrible, necesitan hacer ejercicio pero allí sólo salen para ser entrenados con el consecuente dolor físico y psíquico del prisionero, sí del prisionero. Ocurre lo mismo con cualquier animal cautivo en un circo.

Todos dependen de la “humanidad” del dueño y sus cuidadores, los circos amenudo tienen problemas económicos y las víctimas son los animales, les falta una mínima higiene, agua limpia y una comida sana, viajando siempre de un lado a otro en condiciones pésimas; si están enfermos pocas veces les atiende un veterinario especializado. Muchos enferman por las condiciones climáticas, los osos no soportan el calor y los tigres el frío… y eso es sólo un ejemplo. En temporada baja los animales permanecen encerrados en jaulas o camiones, sin moverse ni a veces ver el sol y sufriendo las inclemencias del tiempo.

Tienen que actuar dos veces al día estén o no enfermos, a la menor señal de rebelión se les amenaza con una especie de arpón pinchándoles en sus partes más sensibles como la cara o los pies, se les enseña trucos estúpidos que ellos no entienden a la fuerza, con golpes, latigazos y asustándoles, a los jóvenes se les pega constantemente para doblegarles.

Están privados de libertad, maltratados, fuera de su habitat natural, todo eso en nombre de un espectáculo denigrante. Más de un animal ha muerto de tristeza, de neurosis, golpeándose contra los barrotes de las jaulas o simplemente dejando de comer sin contar de enfermedades no atendidas.

¿Hasta cuando va a seguir impune este negocio lamentable y anti-natural? ¿Cuando vamos a defender los derechos inalienables de UNOS SERES VIVOS que sufren y tienen sentimientos lo mismo que nosotros los “humanos”? ¿Cuándo las protectoras y la ley van a tomar cartas en el asunto?

Si nos mentalizásemos de que los animales no son simples juguetes o pasatiempos en nuestras manos, que no están a nuestro servicio para divertirnos, si nos negásemos a ir a un espectáculo donde participan, pronto desaparecería esta barbarie. Hay circos donde no aparece ni un solo animal y que allí donde van triumfan. Si supiéramos todo lo que se esconde en aquellos circos con animales, seguro que tendrían los días contados.

Dejemos de jugar a ser omnipotentes, superiores a otros seres vivos, ya es hora de que aprendamos a respetar nuestro entorno y a luchar por los derecho de todos y todo los que nos rodean.

http://www.youtube.com/watch?v=1kxp_ffJGnQ

Anuncios