La semana pasada me pare en un pueblecito de la provincia de Huesca: Valfarta, sólo quería tomar un café pero justo enfrente del bar se encontraba la iglesia ¡abierta! una casualidad ya que por la culpa de cuatro vándalos los monumentos están cerrados la mayoría del tiempo con la consiguiente busqueda larga y normalmente infructuosa de la llave. Sin pensármelo dos veces entré sin hacer ruido por si se celebrababa algún oficio religioso pero sólo encontré una señora muy mayor, me dijo tener casi 90 años, limpiando muy despacito el suelo; la viejita estaba tan absorta que no me oyó acercarme. La saludé y le pedí permiso para visitar el templo, era pequeño y sin ornamentos dignos de mención, la típica iglesia de un pueblecito; después de observar a mi alrededor, la señora siguiéndome muy atenta, me extrañó la mezcla de estilos románico y barroco. Sé que ocurre amenudo con los cambios ornamentales a lo largo de los siglos  pero la parte románica estaba ennegrecida, como quemada. Se lo comenté a mi guía y su respuesta me dejó sin palabras:

“Sí señora, es que la quemaron durante la guerra civil, pero hay que perdonar, no lo hicieron por maldad sino por falta de cultura”

Luego me enseñó una vieja foto enmarcada mostrándome cómo era la iglesia antes. Le dí un abrazo cuando nos despedimos, me apetecía muchísimo porque la buena señora  había dado en el clavo. Su frase me rondó la cabeza bastante tiempo mientras reemprendía mi ruta; esta anciana había vivido los horrores de una guerra civil y incluso podía haber perdido algún familiar y amigo pero su corazón no guardaba ningún rencor hacia los que habían intentado destruir SU iglesia, no era gran cosa ni tenía tesoros pero era su iglesia y su pueblo donde había nacido y pasado toda su vida.

Para mí esta frase corta y simple me dió una lección de amor y tolerancia hacia el prójimo. ¿Porque no podemos hacer lo mismo,nosotros los cultos, los inteligentes, los estudiosos, los que nos creemos el centro del universo?  ¿Porqué no podemos dejar de juzgar sin saber? ¿Porqué no podemos tener una memoria objetiva y sin partidismos?  Creo que esta señora reunía todas las cualidades de las que tanto nos enorgullecemos y ninguno de nuestros defectos, seguramente no tenía estudios superiores pero poseía la verdadera escuela de la vida.  ¡Ojalá podamos tener algún día la hermosura interior de esta viejecita de un pueblecito español!

Abrazos

Valfarta (Huesca)

Anuncios